Páginas vistas en total

miércoles, 29 de junio de 2016

Actitudes que nos hacen docentes más empáticos


Rocío López Valdepeñas
Quiero empezar este artículo haciéndote una pregunta sencilla: ¿Te consideras un docente empático? Depende, me dirás. Me refiero a si escuchas con atención lo que tienen que decirle tus alumnos, lees su comunicación gestual y eres capaz de descifrar cómo se sienten, das validez a sus emociones y les ayudas a expresarlas sin dañarse o dañar a los demás.
Si te implicas en todas estas acciones y participas afectivamente de la realidad emocional de tus alumnos, no es necesario que continúes leyendo. Sin embargo, si crees que podrías hacerlo todavía mejor y quieres, ¡te espero unas líneas más abajo!

1. Pregunta antes de afirmar

Este es el primero de los trucos que puedes aplicar desde hoy para que la comunicación en el aula cambie. Por lo general, todas las personas solemos imponer nuestra postura y obviamos que existan otras realidades. Así que, te propongo cambiar el común “otra vez te has dejado los deberes en casa” por “¿le ha sucedido algo a tus deberes?”.
De esta manera, estarás fomentando el diálogo y mostrando interés por lo que ha sucedido. Así, te será más fácil que tus alumnos se sientan cómodos para expresarse contigo, y compartir sus problemas y preocupaciones.

2. Empieza tus conversaciones interesándote por el otro

¡Qué sencillo es y cuánto nos cuesta a veces! Te propongo un reto: Prueba a empezar hoy las conversaciones con tus alumnos un “hola, ¿cómo estás hoy?”. Estarás dando un primer paso para que esa persona se abra y te explique cómo se siente. Por un rato, evita hablar sobre ti y céntrate en escuchar, aprenderás mucho.

3. Conoce a tus alumnos

Proponte descubrir cosas que desconoces sobre tus alumnos: Qué hacen al salir de la escuela, qué les gustaría aprender en clase, qué opinan sobre un tema concreto, etcétera. Todo lo que descubras te resultará de gran ayuda para tus clases, podrás emplearlo para motivarlos y centrarlos en la tarea.

4. Adiós prejuicios y etiquetas

Conoce a tus alumnos por primera vez. Suena loco, ¿verdad? Dales la oportunidad de verles hoy sin los filtros que tú mismo te has impuesto con el paso del tiempo: Raúl es un trasto, María es muy buena alumna o a Juan no se le dan bien las matemáticas.

5. Piensa en positivo

¡Ponte las gafas de la felicidad! Durante un rato, presta atención solo las cosas que hacen bien tus alumnos y destierra lo malo. Hazles saber lo mucho que valoras el esfuerzo que dedican en aprender y cuánto han aprendido desde el inicio del curso. No te permitas ningún pensamientos negativos y si por un momento te aborda un problema, ¡transfórmalo en una oportunidad!

Puedes practicar este cambio de actitud con la sencilla dinámica de “El semáforo de la felicidad”. ¡Te la explico a continuación!

Al final de la semana, durante la asamblea semanal o la clase de tutoría, da a tus alumnos unos folios en blanco con caras que expresen diferentes emociones: alegría, miedo, tristeza y enfado. Pídeles que coloreen aquella que describa mejor su estado de ánimo a lo largo de la semana y que coloquen ese folio, de forma anónima, en una bolsa o cajita.
Toma todos los folios y, delante de ellos, haz el recuento de los resultados. Apunta cada semana en un póster cuántas caritas ha habido de cada tipo y juntos comparad esta semana con la anterior: ¿qué cambios ha habido?, ¿hay más caritas alegres? o ¿hay muchas caritas enfadadas esta vez?
Preguntaros por qué ha habido estas variaciones y tú, docente, da paso al diálogo. Permite que los alumnos expresen libremente cómo se han sentido, por qué están alegres o por qué no lo están. Escucha y muéstrate empático con los consejos que has leído anteriormente.

FUENTE:http://www.educaciontrespuntocero.com/

13 herramientas on line para aprender a programar


Que Internet está lleno de conocimiento es algo de lo que nadie duda, y nos permitirá aprender prácticamente todo lo que imaginemos. Pero una cosa es encontrar guías y tutoriales, y otra es hallar buenas herramientas para el aprendizaje, entre ellas para aprender a programar.
Hoy vamos a afrontar un tema que hemos tratado anteriormente (aquí y también aquí) pero desde otra perspectiva: os presentamos 13 herramientas on line para aprender a programar, páginas web en las que deberemos interactuar con la máquina para ir consiguiendo ciertos logros, o para ir pasando al siguiente nivel. Mucho más divertido esto que simplemente leer un manual, ¿verdad? Y destinadas tanto a chavales como a todos aquellos adultos interesados en el mundo de la programación.

1. Coderbyte

Coderbyte es una plataforma para aprender diferentes lenguajes de programación (JavaScript, Python, Ruby y otros) y que, además, incluye retos de programación, y de lo más diverso. Buscan no sólo aprender a programar de una forma divertida (¿a quién no le pica eso de los ‘retos’), sino también abordar otras cuestiones tanto técnicas como otras curiosidades. Ideal cuando ya se tienen conocimientos previos de programación, para reforzar conceptos o aprender otros nuevos lenguajes.

2. Codecademy

Codecademy Python SS
Es una de las grandes plataformas, Codecademy permite aprender a programar de forma interactiva. Propone una serie de problemas que deberemos ir resolviendo a través de la programación, escribiendo código directamente en el navegador; será la web la que nos confirme si está bien, o si hay algo que deberemos corregir antes de continuar. Ofrecen lenguajes específicos (PHP, Python, Ruby) o también ‘paquetes’ con varios lenguajes relacionados entre sí.

3. Code.org

Minecraft - Code.org tutorial
Si lo que quieres es empezar, Code.org debería ser uno de los primeros sitios a visitar. Tutoriales para iniciarse a la programación que, promovidos por esta entidad sin ánimo de lucro —y con muchísimo éxito y movimiento, por ejemplo con la ‘Hora del código’—. Desde los primeros pasos en el mundo de la programación con tutoriales guiados y muy sencillos, hasta las primeras construcciones y elaboraciones algo más complejas y con mucho material disponible tanto para padres y docentes como para chavales más jóvenes, a partir de los siete años.

4. Scratch

El proyecto Scratch de los ViernesScratch es probablemente la herramienta más conocida de todas a las que nos estamos refiriendo aquí, y su impacto en el mundo educativo es espectacular. Su web no es tanto un tutorial o una guía para seguir paso a paso sino un programa completo cuyas posibilidades son casi infinitas; a su favor está la enorme comunidad que propone contenido, así como la ayuda oficial con recursos para todo tipo de niveles. Si quieres aún más material, prueba con nuestros proyectos Scratch de los viernes donde aunamos diferentes ideas y propuestas para utilizar este software.

5. Rubymonk

Un lenguaje específico, pero con mucha diversión por detrás. Rubymonk es una plataforma para aprender Ruby, uno de los más lenguajes utilizados en el mundo actual. Plantean tres niveles que van de menor a mayor dificultad, y muchos retos y problemas a resolver directamente en el navegador. Otro plus es que es completamente gratuito, con lo que podremos ir aprendiendo en sus innumerables lecciones sin mayores contratiempos económicos.

6. Codeavengers

Más gamificación de la mano de Code Avengers, una plataforma reducida respecto a otras pero que guarda un enorme potencial. Tiene tutoriales sobre lenguajes (JavaScript, HTML/CSS) y luego sobre categorías de programación, como por ejemplo cómo crear videojuegos, páginas web u otro tipo de programas. Aseguran tener más de 200 horas de cursos y el código. Especialmente interesantes las posibilidades de cara a familias y colegios con el objetivo de trabajar con grupos de alumnos.

7. Codecombat codecombat-ss

Imagina un juego en el que manejas un personaje, y que para ir obteniendo armas, armadura y demás, debes ir pasando niveles… resolviendo retos de programación. Así es Codecombat, que con una buena dosis de gamificación propone aprender a programar de una forma sencilla y atractiva. Con varios lenguajes disponibles (Python, JavaScript, Lua, etc.) tiene tintes más de videojuego que de tutorial, pero que funciona muy bien.

8. Programmr

Cursos, retos y proyectos en Programmr, una plataforma multidisciplinar con una muy amplia variedad de lenguajes disponibles por descubrir. Aseguran que cada curso tiene más de 100 ejemplos y ejercicios que deberemos ir completando para ir aprendiendo y avanzando de nivel, todo a través de un editor de código muy completo, visualmente atractivo y funcional.

9. Code Abbey

‘Practice, practice and practice!’ es como se presenta Code Abbey, una ‘abadía’ para aprender a programar en base a ir solucionando retos, que van de menos a más. Empezaremos sumando dos números y terminaremos, con una variedad en torno a la docena de lenguajes disponibles, como Python, C, Java o PHP entre muchos otros. Algo del estilo de Project Euler pero otros retos y propuestas para aprender a programar.

10. Play Code Monkey


Una premisa que puede parecer infantil, pero es que precisamente éste es su público objetivo: que con CodeMonkey los más jóvenes puedan aprender a programar al manejar a un mono que debe ir recogiendo algunas bananas del suelo, a la vez que esquiva enemigos. Mezcla Code.org con programación textual —es decir, no habrá bloques que mover sino texto que escribir— y el objetivo es tan sencillo como divertido y guiado. Es una plataforma de pago (sólo 29 dólares al año para un usuario) con la posibilidad de planes para clases o incluso colegios completos, en los que el profesor podrá llevar un registro del avance de sus alumnos.

11. Aprendo a programar

Una iniciativa española que poco a poco va haciéndose hueco, y a partir de la programación con bloques —tipo Scratch— dispone de cursos guiados, creación libre y la posibilidad de compartir los proyectos con otros. Aprendo a programar está totalmente en castellano y tiene un precio de 49 euros por usuario, con precios especiales para grupos o colegios, estando enfocado a la iniciación de la programación entre los más jóvenes.

12. CodeSchool

Python @ CodeSchool
Bajo el lema ‘learn by doing’ —aprender haciendo—, CodeSchool es otra de esas imprescindibles para aprender a programar los conceptos básicos. Retos y problemas que plantean y que deberemos ir resolviendo escribiendo código directamente en el navegador, con decenas de diferentes lenguajes disponibles (Python, JavaScript, Ruby…) y también paquetes (“paths”) para englobar otros conocimientos más específicos. Cursos gratis y otros de pago en esta plataforma siempre recomendada para echar un vistazo y tenerla en mente.

13. Pixie

Y cerramos con Pixie, otra española que esta vez se basa en Blocky —programación con bloques utilizada, por ejemplo, en Code.org— con planes individuales para clase o para centros educativos. Tienen múltiples cursos para ir aprendiendo paso a paso, con tutoriales y guías en vídeo, y muchos contextos que han creado sobre los que ir trabajando y avanzando mientras estamos aprendiendo a programar.
FUENTE:
http://www.educaciontrespuntocero.com/

Deberes de verano .Los originales deberes que un profesor italiano ha mandado a sus alumnos este verano

Deberes de verano

Cuando impartía clases de Educación Física tenía muy claro cuál era el fin último de la asignatura: que mis alumnos y alumnas se engancharan al deporte... que siguieran practicando actividad física después de la jornada lectiva y, sobre todo, al término de su etapa escolar; lo que implicaba desarrollar su autonomía y motivación por la materia. La etapa escolar se limita a unos pocos años, sin embargo aprendemos durante toda la vida. Por ello, el FIN DEL LA ESCUELA también debe ser: que el alumnado PUEDA y QUIERA seguir aprendiendo siempre.
Con tal propósito, los deberes de verano (en su concepción tradicional) no tienen mucho sentido. Tampoco los de «invierno», a los que ya le dedicamos un post.

«Profe, tú ya sabes sumar bien. Pues imagina que cada tarde tienes que hacer cincuenta sumas, ¿vas a aprender a sumar mejor o a odiar las matemáticas?» Pedagogía vía Twitter


 
Si durante el curso has trabajado para que tus alumnos quieran y puedan seguir aprendiendo, no te preocupes, YA HAS PUESTO LOS DEBERES DE VERANO. Consistirían en algo parecido a lo que Rodolphe Töpffer ya recomendaba al terminar sus clases allá por el siglo XIX: «Ahora aprende del entorno y del contacto con la gente. La escuela solo es una parte del mundo, descubre el resto». John Dewey también lo defendía en su célebre obra Experiencia y educación (1938). Más recientemente, el maestro italiano Cesare Catà revolucionó las redes con su particular lista de tareas (ver traducción):

 

 
Los originales deberes que un profesor italiano ha mandado a sus alumnos este verano
 
Este profesor italiano ha querido mantener a sus alumnos espabilados durante este verano, pero quizás no de la manera que los padres esperaban.
Cesare Cata es un profesor de una escuela de secundaria de la región italiana de Le Marche. En junio comienzan las vacaciones de verano, y el docente ha elaborado una lista de quince cosas que espera que sus alumnos hagan este verano. Lejos de los problemas de matemáticas o de los comentarios de texto, Cata comienza la lista recomendándoles que "caminen solos por la orilla del mar cada mañana". El resto de tareas que les describe van en la misma línea.
Tras la elaboración de la lista, el pedagogo subió una foto a Facebook que hoy tiene más de 5.900 likes y 5.300 compartidos, convirtiéndose en una imagen viral en pocos días.
La lista de "Deberes del verano 2015", traducida del italiano, es la siguiente:
1. Por la mañana, de vez en cuando, camina solo por la orilla del mar. Mira cómo el sol se refleja en el agua, pensando en las cosas que más te gustan en la vida y siéntete feliz.
2. Intenta usar todas las palabras nuevas que has aprendido este año: podrás decir más cosas, podrás pensar más cosas y, cuanto más pienses, más libre te sentirás.
3. Lee lo máximo posible. No porque tengas que hacerlo. Lee porque el verano te inspira aventuras y sueños. Leyendo, te sentirás como los pájaros volando. Lee porque es la mejor forma de rebelión.
4. Evita todas las cosas, situaciones y personas que te hagan sentir negativo y vacío. Busca situaciones estimulantes y amigos que te aprecian y te entienden por ser quien eres.
5. Si te sientes triste o asustado, no te preocupes. El verano, como todas las grandes cosas, trastorna el alma. Intenta escribir un diario donde puedas escribir sobre tus sentimientos (y en septiembre, si quieres, lo leeremos juntos).
6. Baila; sin sentirte avergonzado. En la calle cerca de tu casa o en tu habitación. El verano es un baile. Sería una vergüenza no formar parte de él.
7. Al menos una vez, tienes que ver amanecer. Estar ahí en silencio y respirar. Cierra los ojos, agradecido.
8. Practica mucho deporte.
9. Si encuentras una persona que te gusta mucho, díselo con toda la sinceridad y la gracia de la que seas capaz. No pasa nada tanto si lo entiende como si no. Si no es recíproco, entonces no estaba previsto que él/ella formase parte de tu destino. De lo contrario, el verano 2015 es la gran oportunidad para caminar juntos (y si no funciona, vuelve al punto 8).
10. Recuerda lo que has aprendido en la escuela y consulta tus apuntes.
11. Sé feliz como el sol, indomable como el mar.
12. No digas palabrotas. Sé siempre educadísimo y gentil.
13. Disfruta de películas con diálogos emotivos, sobre todo en inglés. Esto te ayudará a mejorar tus habilidades lingüísticas y tus oportunidades de soñar. No dejes que la película acabe con los créditos. Vive la experiencia todo el verano.
14. Durante el día o la noche, sueña con cómo puede ser tu vida. Durante el verano, reúne fuerzas para no rendirte y haz todo lo que puedas para perseguir ese sueño.
15. Sé bueno.
Topffer, Dewey y Catà tienen un mensaje común: VIVE MIRANDO CON OJOS DE APRENDER (o aprende de tus vivencias). Algo que difícilmente se podrá aplicar durante el periodo estival si, previamente, la escuela no se ha propuesto:

  • Alentar la CURIOSIDAD y las GANAS DE APRENDER que el ser humano ya trae de serie.
  • Desarrollar la RESPONSABILIDAD respecto al propio aprendizaje. No se trata de aprender porque alguien nos enseñe, sino de aprender porque queremos.
  • Promover el AUTOCONOCIMIENTO para descubrir qué se nos da mejor, qué nos gusta...
  • COOPERAR para conseguir metas que no podríamos alcanzar en solitario.
  • Tener PACIENCIA y TOLERAR EL ERROR. El aprendizaje lleva su tiempo e implica tropiezos.
  • Observar con CAPACIDAD CRÍTICA para aprender incluso de las malas experiencias.


¿Acaso hay mejores «ejercicios de aplicación» para aprender este verano?
 FUENTE:http://pedagogia350.blogspot.com.es/

ASÍ, SÍ: LAS CALIFICACIONES ESCOLARES QUE FUNCIONAN

CALIFICACIONES ESCOLARES
Técnicamente, la calificación escolar o nota escolar (o simplemente calificación o nota) es un método utilizado para evaluar y categorizar el rendimiento escolar de los alumnos. Hasta aquí, todo bien. Es perfectamente comprensible e incluso aconsejable, que si estás tratando de inculcar unos conocimientos a alguien, realices una evaluación para ver si estos han sido adquiridos y se han desarrollado las competencias que tratas de impartir. Pero, ¿es esta forma la más adecuada? ¿es fiable este método? ¿evalúa todo lo que debería y tal y como debería hacerlo?
Vamos a ver cómo serían unas calificaciones escolares justas, completas y útiles:
EVALUACIÓN GLOBAL
Para empezar, para que un alumno adquiera los conocimientos y habilidades requeridos por el sistema educativo, es necesario algo más que la implicación por su parte, por lo que sería fundamental evaluar también el método utilizado en la escuela, la labor y competencia del profesor, el material o el ambiente escolar. Al igual que para que un mensaje sea recibido es necesario valorar el correcto funcionamiento de: emisor, receptor, canal, código, mensaje y contexto, en la educación deberían evaluarse los mismos conceptos, ya que al fin y al cabo, enseñar es una labor fundamentalmente comunicativa.
EVALUACIÓN REAL

¿Qué valoran realmente las calificaciones escolares actualmente? La memoria a corto y/o medio plazo. Eso es todo. ¿Cuántos de nosotros sabríamos hoy realizar una raíz cuadrada? ¿trabajar con ecuaciones, matrices o logaritmos? Y en su día aprobamos matemáticas. Eso demuestra que no adquirimos realmente las competencias de las que nos evaluamos. Realmente la evaluación se centra principalmente en nuestra capacidad de memorizar ciertos datos hasta el momento de ser examinado.
EVALUACIÓN CONTINUA
No me malinterpretes, con esto no quiero decir que haya que realizar más exámenes, al contrario, una evaluación de calidad apuesta por una observación continua del proceso de enseñanza-aprendizaje.
Basar una nota en una única prueba no es justo, ni siquera fiable, para valorar los conocimientos y el manejo de una información o materia. Sería más recomendable darle más importancia a la observación, al día a día en el aula. Tener en cuenta el interés mostrado por el alumno, su participación, su esfuerzo y sobre todo, su implicación en el aprendizaje.
EVALUACIÓN DE HABILIDADES PARA LA VIDA

Tras lo que acabamos de ver, ¿consideras que las notas escolares valoran en la actualidad, conocimientos que son fundamentales para la vida? Los niños tienen derecho a una educación integral, que desarrolle al máximo todas sus cualidades. ¿Por qué no les enseñamos a marcarse objetivos factibles y a cumplirlos? ¿A ser resilentes? ¿A tolerar la frustración? Estaría muy bien trabajar y hacer un seguimiento de aspectos más allá de los académicos que les harán más competentes, resolutivos, capaces y probablemente, felices. Según la OMS, éstas son las habilidades para la vida:
Autoconocimiento.
Empatía.
Comunicación asertiva.
Relaciones interpersonales.
Toma de decisiones.
Solución de problemas y conflictos.
Pensamiento creativo.
Pensamiento crítico.
Manejo de emociones y conflictos.
Manejo de tensiones y estrés.
Personalmente, consideraría fabuloso que docentes y familias trabajasen juntos para desarrollar estas habilidades en los niños. Que fuera tan importante saber multiplicar como ser empático y saber ponerte en el lugar de los demás. Creo que la escuela sería un lugar mejor y, en pocos años, nuestro planeta también. Al fin y al cabo, como parafraseaba Paulo Freire:
“La educación no cambia el mundo,
cambia a las personas que van a cambiar el mundo”

martes, 28 de junio de 2016

Ejercicios para dislalias: mejorando la audición y lenguaje



Ejercicios para dislalias: mejorando la audición y lenguaje

Hoy vamos a poner ejemplos interesantes sobre ejercicios para dislalias, con el objetivo de mejorar la audición y el lenguaje. ¿Los conocías?
La dislalia infantil es un trastorno del lenguaje que suele ser diagnosticado de forma sencilla en los más pequeños. De esta forma, cuando un niño que tiene más de 4 añospronuncia las palabras de forma errónea, sin lograr articular de forma correcta las sílabas, tanto su entorno familiar, como el educativo, lo notan fácilmente.
Se trata de un problema que resulta muy complicado de solucionar sin untratamiento orientado y especializado en el tema. Por eso, hoy vamos a compartir algunos ejercicios para dislalias que pueden ayudar a mejorar la audición y el lenguaje.

Ejercicios para dislalias de respiración y soplos

  • En un vaso lleno de agua introducir una pajita para producir burbujas. Soplar con la pajita y producir burbujas. Tratar de hacer burbujas pequeñas y grandes.
  • Emitir sonidos fuertes y progresivamente más fuertes.
  • Colocar una mano delante de la boca para notar el aire al salir.
  • Introducir aire por la nariz, parar y luego expulsarlo por la boca despacio.
  • Introducir aire por uno de los orificios nasales, y luego expulsarlo por el otro.
  • Realizar inspiraciones alternativas por los dos orificios nasales.
  • Apagar unas velas que están encendidas.
  • Soplar muy fuerte como el lobo de los tres cerditos.
  • Soplar con un matasuegras o inflar un globo.
  • Tocar un silbato, flauta, armónica, etc.
  • Soplar para desplazar barquitos de papel sobre el agua.
  • Soplar un molinillo.

Ejercicios con la lengua

  • Sacar la lengua todo lo que pueda y volverla a introducir en la boca.
  • Sacar la lengua lo mínimo posible pero sin abrir la boca, de forma que solo asome la punta de la misma entre los labios, para luego retirarla y repetir el ejercicio.
  • Sacar la lengua todo lo que pueda y mantenerla en posición horizontal, moverla hacia arriba y hacia abajo.
  • Llevar la punta de la lengua de una comisura lingual a otra. Iniciar lentamente y aumentar progresivamente el ritmo. Aplicar las nociones de izquierda-derecha.
  • Realizar movimientos giratorios de la lengua hasta donde sea posible.
  • Realizar movimientos rápidos de entrada y salida de la lengua.
  • Realizar movimientos verticales de la lengua en el interior de la boca.
  • Pasar la punta de la lengua por los dientes incisivos superiores, con la boca abierta, de forma, que se describa un arco cada vez mayor.
  • Pasar la punta de la lengua por el centro del paladar. Hacer toques débiles y fuertes con el paladar.
  • Doblar la lengua hacia atrás y hacia arriba.
  • Arrastrar la punta de la lengua desde el interior del paladar hasta el exterior.

Ejercicios musicales

En hacerfamilia.com nos dan la clave de algunos ejercicios para dislalias relacionados con la música:
  • Las láminas sonorizadas, como las que propone por ejemplo la autora Natalia Velilla en sus Bits sonoros, son muy útiles para trabajar la identificación, y ofrecen a los niños la posibilidad de jugar a imitar y crear sonidos sobre las imágenes que ven.
  • Las ambulancias, trenes o helicópteros hacen que los niños trabajen la percepción de fuerte-suave, ya que suelen intentan imitar cuando éstos se acercan o alejan. También el sonido del elefante puede ser un buen ejercicio.
  • El estudio de las distintas posiciones de la lengua y los labios al producir un determinado sonido, muy útil para ejercitar la motricidad buco-facial.
  • Para mejorar la conciencia silábica, se puede utilizar la famosa “Una dola, tela catola” o la “Una vieja-ja, mató un gato-to“.
  • Para la memoria auditiva se pueden usar algunas canciones que no tienen sentido lingüístico (si están en otro idioma o tienen muchas onomatopeyas), pero son una extraordinaria herramienta para potenciar el recuerdo fonológico.
  • Para mejorar los fonemas dentro de las palabras, es muy útil utilizar la lista de Quilis, incrementando la percepción sensorial a través de los instrumentos. Ante dos palabras que sólo se diferencian en una letra podemos asociar una de las consonantes a un instrumento y las demás a otro, y así el niño debe tocar uno u otro en función del fonema que oiga, lo que le ayudará por otra parte a centrar completamente la atención.
  • Para la discriminación del acento de la palabra es percutir un instrumento en la sílaba tónica correspondiente, cuando se contraponen palabras que sólo se diferencian en su acentuación, como pueden ser esta-está o canto-cantó, etc.
Existen una gran cantidad de ejercicios para dislalias que pueden ayudar a los niños a mejorar en los distintos aspectos. Son muy comunes los ejercicios de respiración, de movimiento de la lengua y la boca, de tratar de realizar diferentes sonidos, ejercicios de mejillas y de labios, musicales, etc. Este es tan solo un listado de algunos de los ejercicios para dislalias más útiles que puedes encontrar. En la página gescolar.espuedes encontrar muchos más. ¿Has probado a realizar alguno de estos ejercicios con tus hijos?
Este post fue publicado primero en Educación 2.0
FUENTE: