Páginas vistas en total

jueves, 24 de julio de 2014

FELIZ VERANO!!!


Trastornos lectores y TDAH



Los trastornos lectores aparecen inesperadamente en el inicio de la lectoescritura en la escuela. La detección temprana es importante. Cuando no se interviene tempranamente los trastornos lectores son causa importante del fracaso escolar porque la educación se sustenta principalmente sobre la lectura y la escritura. Además, al ser niños que no pueden seguir el mismo ritmo que los demás, porque les cuesta aprender, tienden a experimentar rechazo a las actividades escolares.
Trastornos lectores y TDAH
Un alto porcentaje de niños con TDAH presenta una lectura deficiente, debido a una disfunción en el procesamiento de la información. Las demandas cognitivas que plantea aprender a leer, hacen que muchos niños con TDAH fracasen en su consecución por no disponer de suficientes capacidades de atención y planificación.
Al respecto, Orjales señala que los niños TDAH cometen frecuentes omisiones en la lectura, omiten palabras o letras y sustituyen unas letras por otras.
Su comprensión lectora es deficiente, tienen dificultades en la comprensión de textos largos a pesar de no tener puntuaciones bajas en vocabulario. Por su impulsividad y problemas de atención suelen omitir palabras e interpretan mal el contenido de la lectura.
De esta manera en la comprensión de instrucciones escritas, el niño realiza la tarea en función de la información que ha logrado retener, considerando solo algunas variables en la ejecución de las tareas.
¿Cómo saber si mi hijo tiene un trastorno lector?
Existen algunas señales que pueden inclinarnos a pensar que nuestro hijo tiene un trastorno lector. Si el niño tiene al menos siete de estos síntomas, convendría realizarle una evaluación completa:
- Historia familiar de problemas lectores.
- Retraso en aprender a hablar con claridad.
- Tarda mucho en hacer los deberes.
- Tiene pobre comprensión lectora.
- Su velocidad lectora es inadecuada para la edad.
- Inventa palabras al leer.
- Escribe números es espejo
- Prefiere leer en voz alta para entender.
- Tiene mala ortografía o caligrafía.
- Omite letras y sustituye letras o altera el orden de las mismas al leer o escribir.
- Parece vago aunque es listo.
- Le falla la memoria en lo que ayer sabía.
- Prefiere exámenes orales a escritos.
- Fácilmente distraíble. Sueña despierto.
- Confunde izquierda y derecha.
- Baja autoestima. No le gusta el colegio.
- Utiliza trucos para no leer.
 
Si observamos estos síntomas en nuestro hij@ lo más adecuado será buscar la ayuda de un terapeuta especializado en dificultades de aprendizaje, éste realizará el programa de intervención más adecuado, para compensar dichas dificultades.
No olvidemos que el papel de la familia también es fundamental, lo más importante quizá sea el apoyo social y emocional. El niño debe saber que sus padres comprenden la naturaleza de sus problemas de aprendizaje. Que no le culpan, y que confían en su esfuerzo. Es fundamental hacer observaciones positivas sobre su trabajo y los logros que progresivamente vaya obteniendo, sin dejar de enseñarle aquello en lo que necesita mejorar.
Elogiar y alentar a nuestros hijos en su esfuerzo diario, será de gran ayuda para ellos.
Violeta Pelaez. Pedagoga especialista en Dificultades del Aprendizaje en
 
FUENTE:Red Cenit.

martes, 22 de julio de 2014

Motivos por los que la gente no alcanza sus metas


13 motivos por los que la gente no alcanza sus metas

Hay muchos motivos por los que las personas no alcanzan sus metas y se quedan atascadas en el camino hacia ellas, lamentando su mala suerte o reprochándose su falta de capacidad. Descubrir cuáles son tus motivos es el primer paso para cambiar las cosas.

1. Pesimismo. El pesimista se viene abajo ante el primer obstáculo y abandona ante el primer inconveniente porque los considera como señales del fracaso al que está “predestinado”. Si no eres optimista puedes aprender a serlo. Lee el libro Optimismo aprendido.

2. No aceptar consejos Hay personas que tienen experiencia y conocimientos relacionados con la meta que deseas alcanzar. Escucha lo que tienen que decirte, lee libros, aprende, fórmate. Cuanto mayor sea tu conocimiento, más probabilidades tendrás de alcanzar tu meta.

3. Falta de determinación. La determinación, la perseverancia y la fuerza de voluntad son elementos imprescindibles para el éxito.Los siguientes artículos te servirán de ayuda:


4. Dejar que tus emociones te dominen. La ansiedad, la preocupación, la obsesión, los miedos (incluyendo tanto el miedo al fracaso como el miedo al éxito), las dudas, etc., pueden crearte muchos problemas a la hora de alcanzar tus objetivos. Si tu problema está en tus emociones echa un vistazo a los siguientes artículos:


5. Dejar pasar las oportunidades. ¿Y si mientras estás desarrollando un proyecto alguien te propone colaborar? Tal vez no interese y hagas bien en rechazarlo, pero tal vez es justo lo que necesitas. En tu camino pueden aparecer nuevas oportunidades, aspectos que no habías tenido en cuenta, personas que pueden ayudarte de un modo u otro. Por tanto, ten los ojos bien abiertos y aprovecha esas oportunidades cuando surjan.

6. Falta de flexibilidad. Tienes que ser lo bastante flexible como para poder adaptarte a las circunstancias cambiantes, a los retos y los obstáculos del camino, haciendo algunas modificaciones en tus planes si es necesario.

7. Dejarte desanimar por los demás. No son los demás los que deben decidir tus metas, sino tú.

8. No saber lo que quieres o no tener metas claras. Crear metas claras y realistas debe ser siempre el primer paso. Las metas vagas pueden ser también un problema. Por ejemplo, si estableces como meta perder peso, tienes más probabilidades de fracasar, porque es una meta bastante vaga. Es preferible ser más específico y decir: Quiero perder 4 kilos en 3 meses.

9. No hacerte responsable. Si culpas a los demás o a la mala suerte de los errores, obstáculos o fracasos, estás renunciando al control de lo que te sucede.

10. Hacer demasiadas cosas al mismo tiempo. Céntrate en una sola meta y préstale toda tu atención y energía. Cuando la hayas alcanzado, céntrate en la siguiente, pero no lo hagas todo a la vez porque tu atención se dispersará y estará descontrolada.

11. Ser egoísta. Alcanzar tus objetivos requiere a menudo la ayuda de los demás. No te obsesiones tanto con alcanzar tus objetivos como para olvidarte del resto de las personas. Procura estar ahí también para ellos.

12. La pereza. Alcanzar metas requiere esfuerzo y trabajo.

13. Estar inactivo. Para alcanzar tus metas necesitas energía. ¿De dónde sacas esa energía? Imagina que tienes una bicicleta con una luz que se enciente cuando pedaleas porque el pedaleo hace funcionar la batería. Las personas funcionamos de un modo parecido: túmbate en el sofá durante horas y te quedarás sin energía; sal a la calle a caminar, ha ejercicio o mantente activo
FUENTE.http://www.about.com/espanol/

Síndrome deTourette

Las etiquetas que ponemos a los niños

“Eres un llorón”, o “¡Que niño tan torpe!”… No queremos ofenderles, pero, a menudo, etiquetamos a los niños cuando repiten alguna conducta que puede ser molesta o inapropiada. Estas etiquetas sólo conseguirán que se sientan limitados y difícilmente cambiarán de actitud. 
Torpe, mandón, llorón, etc. Así encasillamos muchas veces a nuestros hijos destacando alguna de sus conductas repetitivas que socialmente no están bien vistas o nos molestan. A pesar de no tener mala intención, al subrayar lo que hacen mal les podemos hacer sentir que nunca serán capaces de cambiar y que están limitados por esos defectos.

Para ayudar a que mejoren su personalidad y evitar que se acomplejen, te recomendamos seguir los siguientes consejos: 
  1. Busca oportunidades para mostrarles una buena imagen de ellos mismos: reconoce y alaba los pequeños cambios positivos que hacen, el cariño es más efectivo que las riñas. Así, por ejemplo, si tu hijo suele quejarse mucho, felicítale cuando pida algo sin quejarse.
  2. Dales oportunidades para el éxito: de este modo, se verán de otra manera y si lo consiguen, se motivarán. Y es que así, además, saben que tienen tu confianza y este hecho favorecerá el cambio.
  3. Intenta que te oigan cuando les alabes delante de otra persona: tu opinión marca profundamente el concepto que tienen de ellos mismos, por eso, les harás sentir menos inseguros y contribuirás a modificar su conducta.
  4. Dales ejemplo: eres su modelo, por lo tanto, no hay mejor forma de que se comporten correctamente que si ven que tú lo haces.
  5. Recuérdales las cosas que han hecho bien : si ven que han sido capaces de hacer algo que no solían conseguir, se sentirán bien. Hasta puedes escribirles sus logros en un libro y leérselos de vez en cuando. 
  6. Cuando actúen según una vieja etiqueta, expresa tus sentimientos y expectativas: es bueno que entiendan que no se han comportado como es debido, pero también hay que ofrecerles soluciones. En todo caso, antes que repetirles de forma reiterada qué es lo que han hecho mal, es mejor explicarles que nos sentimos mal y cuál hubiera sido el comportamiento que esperábamos. 
Además, también es recomendable tener cuidado cuando usamos las palabras “siempre” y “nunca” con los niños,  porque cierran su futuro ante cualquier intento de cambio.
Por otro lado, es importante que recuerdes cuando eras niño si tenías alguna etiqueta y cómo te afectó. Sólo poniéndote en su lugar lograrás entender a tu hijo. 

¿Qué pasa si en la escuela le excluyen?

En muchas ocasiones, en lugar de en casa, es en la escuela donde los niños se etiquetan entre ellos.
Ya sea por algún defecto, alguna característica de su físico, o bien por su origen o religión, o conducta. ¿Qué debes hacer si ves que estas etiquetas llegan a excluir a tu hijo?
  1. No le des mayor importancia: si no le invitan, por ejemplo, a un cumpleaños, hazle ver que ya le invitarán a otro y que puede hacer otras cosas divertidas.
  2. Deja que decida: tu hijo sabe cuándo otro niño no se está comportando de forma correcta con él sólo por un momento o si lo es siempre y le está acosando. Los mismos niños culpan a los que los tratan mal, se dan cuenta y, finalmente, no permiten que lo hagan. 
  3. No le consueles diciéndole que es el mejor: si ve que no le aceptan por cosas innatas, pensará que no puede cambiar y que nunca lo superará. En cambio, sí intentará cambiar algo que no le sale bien si le ayudas. 
  4. Valora la situación con perspectiva y ten en cuenta que no siempre le han discriminado: antes de hablar con tu hijo, debes tomar perspectiva y calmarte. Si estás enfadado, al final conseguirás más exponer tus sentimientos de rechazo que  enseñarle realmente como manejar la situación. 
  5. Sé proactivo: antes de que aparezca un mal entendido, evítalo. Anticípate y evita que puedan decir algo ofensivo. Para ello, si es necesario, puedes hablar con los profesores de tu hijo, sus compañeros y con los padres de éstos.
  6. Dale explicaciones que se adapten a su edad: para que entienda mejor las situaciones y no se desconcierte.
  7. Crea vuestra propia forma de divertiros: los niños necesitan darse cuenta de que para tener relaciones de amistad sólidas no es necesario actuar o verse como los demás. No han de sentirse fracasados si no encajan en la cultura mayoritaria en su escuela. Deben saber que pueden buscar otros amigos y actividades en las que se lo pasen bien.
  8. Consulta con el médico si crees que la situación afecta a su salud mental: si detectas que ya no disfruta de las cosas que le gustan, come demasiado o no come, se aísla socialmente, que quiere dormir contigo, que se queja de dolor de tripa, etc. consulta con un profesional.
 Es muy relevante tu papel en estas situaciones. Por eso es importante que sepas cómo reaccionar para evitar problemas en el presente pero también en el futuro de tu hijo.

FUENTE:
 Solo hijos 

viernes, 18 de julio de 2014

Reglas de acentuación: agudas, llanas y esdrújulas

 
 
 
 
 Recursos digitales:
También existen miles de recursos en internet, deberíamos tomarnos un tiempo para consultarlos e ir guardando los que más nos convengan. Estos recursos son una opción muy interesante ya que la mayoría de los niños está totalmente adaptada a las nuevas tecnologías. Cualquier plataforma o recurso online educativo de calidad será una buena opción, ya que los niños se sienten atraídos de forma innata por la tecnología y la interactividad.
Desde Mundo Primaria os animamos a imprimir la infografía de las reglas de acentuación, a jugar con vuestros hijos a nuestros juegos de ortografía (siempre adaptados a su curso escolar) y ¿cómo no?, practicar la lectura con nuestros cuentos infantiles cortos.
 
 
 
 

Juego de ordenar sílabas para niños de Primaria


 

  1. Juego de ordenar sílabas para niños de primaria

Aprende a ordenar sílabas con este juego para 1º de primaria. Aprender jugando con juegos de ordenar sílabas para niños de primaria. ¡Accede para jugar!

ANEXO II/Normativa sobre la atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.



ANEXO II/Normativa sobre la atención al alumnado con necesidades específicas de  apoyo educativo.

  1. ]

7 funcionalidades nuevas que has pasado por alto en YouTube


 
 
 
FUENTE:http://www.totemguard.com/aulatotem/

Resolución de 3 de julio de 2014, ayudas para alumnado con necesidad específica de apoyo educativo para el curso académico 2014-2015.

 

 

 

Resolución de 3 de julio de 2014, de la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, por la que se convocan ayudas para alumnado con necesidad específica de apoyo educativo para el curso académico 2014-2015.

  1. PDF]

 


Coeficiente intelectual en niños, ¿es igual que en adultos?



AZUCENA GARCÍA
El coeficiente intelectual mide la capacidad de razonar de las personas, su proceso de aprendizaje y el modo de relacionar la información recibida. Es una medida que se calcula a partir de unos parámetros estándar, que determinan si una persona es más hábil o más lenta en sus razonamientos. La mayoría de las personas sienten interés por saber cuál es su resultado en un test de este tipo. Del mismo modo, los padres quieren conocer la capacidad de sus hijos, con el objetivo de atender sus necesidades tanto en un sentido como en otro, esto es, tanto si son superdotados como si necesitan refuerzo. En este artículo se explica en qué consiste el coeficiente intelectual infantil, cómo se calcula en los niños y cómo pueden ayudar los padres.

Coeficiente intelectual en niños

Saber si un niño es superdotado, si tiene capacidades superiores para el aprendizaje o si, por el contrario, tiene dificultades es una de las preocupaciones de los padres cuando los hijos son pequeños y, en especial, cuando asisten al colegio por primera vez. Distintas pruebas son adecuadas para responder a esta pregunta, siempre realizadas por profesionales que sepan cómo interpretar los resultados. Entre ellas, los test de inteligencia se emplean en el ámbito escolar para conocer las posibilidades intelectuales de los estudiantes, predecir su rendimiento o detectar necesidades educativas.
Los test de inteligencia se emplean en el aula para evaluar las capacidades de los niños y su edad mental
Cuando un adulto realiza un test de inteligencia, espera conocer un resultado, un número que le diga cuál es su valor en una escala. Sin embargo, en el caso de los menores, los test de inteligencia en el aula son un baremo que evalúa sus capacidades. Se analizan las aptitudes para atenderles correctamente, ya que un caso de altas capacidades no detectado es también motivo de fracaso escolar.
La diferencia entre los resultados de un test en un niño y en un adulto es que en los pequeños se atiende a la edad mental. Se compara si esta coincide con su edad cronológica y, a partir de ahí, se valoran las capacidades. Tener una edad mental inferior a la cronológica implica que el niño es más lento en la asimilación de contenidos. Un estudio reveló, no obstante, que la motivación al realizar un test de inteligencia es un factor que influye en el resultado. El hecho de empeñarse en hacer algo bien ayudaría al éxito.

¿Es mi hijo un niño superdotado?

La Asociación de Padres y Alumnos de Altas Capacidades de Asturias incluye en su página web un "autotest de detección de posibles condiciones de sobredotación intelectual en niños y niñas de educación primaria". De este modo se hace hincapié en la importancia de la comunicación entre los padres y el colegio para prestar a los pequeños la atención que requieren en estos casos. El test propuesto recoge preguntas sencillas dirigidas a los progenitores, que han de marcar con una "x" la respuesta con la que identifican el comportamiento de su hijo. Cada respuesta tiene un valor que, sumado al resto, establece el umbral a partir del cual convendría que los padres acudieran a un especialista para consultarle acerca de su pequeño.
Aprender a leer solos antes de los seis años y decantarse por los juegos complicados pueden ser síntomas de altas capacidades
Las cuestiones más valoradas, que dan pistas sobre las capacidades de los hijos, hacen referencia a características de los niños como haber aprendido a leer solo antes de los seis años o con ayuda, antes de la misma edad (son las respuestas que más puntúan), tener sentido estético y del arte muy desarrollado, destacar en clase sin esfuerzo aparente, interesarse por el universo, preferir trabajar solo, los juegos complicados, hacer preguntas originales o dialogar con adultos.
No obstante, el diagnóstico debe realizarlo siempre un especialista, por lo que estos test sirven como orientación, pero no se pueden tomar como referencia. El diagnóstico exige una serie de pruebas que solo un profesional debería llevar a cabo. Estas miden el potencial intelectual, la edad mental y la creatividad de cada persona. Se considera que una vez cumplidos los tres años, las habilidades en un niño superdotado no responden a precocidad, recuerda Alicia Rodríguez, presidenta de la Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST).

Escala de inteligencia de Wechsler

La Escala de Wechsler es la más conocida para calcular el coeficiente intelectual. La Fundación Cantabria Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (Fundación CADAH) señala que este test se puede realizar en niños a partir de seis años. De este modo quedan cubiertos los ciclos de Primaria, Secundaria y primer curso de Bachillerato. En cuanto al test, es útil para detectar tanto las altas capacidades como el retraso mental.
El Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos señala, a propósito del test de WISC-IV (o de Wechsler), que es una excelente prueba para la exploración de las capacidades cognoscitivas. Detalla que este comprende cuatro grandes índices: comprensión verbal y razonamiento perceptivo, memoria de trabajo y velocidad del procesamiento. Asegura que "permite identificar las debilidades y fortalezas específicas" de una persona, si bien advierte de que es "menos sensible a las dificultades de aprendizaje", por lo que se recomienda que lo realice siempre un profesional que sepa interpretar los resultados.

Los problemas de aprendizaje/Estrategias


 A veces se necesita una gran dosis de paciencia para cuidar a un niño con problemas de aprendizaje. Mientras que algunos padres pueden atribuir  los problemas de aprendizaje del niño a la pereza, este no es el caso. Los problemas de aprendizaje tienen sus raíces en las diferencias reales, en los procesos de razonamiento del cerebro. Algunos niños simplemente no pueden aprender de la misma manera que la mayoría de los otros niños. Si usted tiene un niño con una discapacidad de aprendizaje, aquí hay algunas estrategias que puede utilizar para interactuar, y otras cosas que usted debe evitar, para asegurar que el niño permanezca feliz y productivo.

  1. Sarcasmo - Muchos padres utilizar el sarcasmo para expresar su ira o frustración con un niño. En algunos casos, el niño es visto como una extensión de sí mismo. Muchos niños con problemas de aprendizaje, especialmente aquellos en el espectro del autismo, no entienden el sarcasmo.
  2. Alabanza - Simplemente dar elogios por un logro puede crear una gran diferencia en cómo los niños se van a sentir y ello va a contribuir en su progreso  académico.
  3. Simplicidad - Establecer metas realistas, pasito a pasito , para que  su hijo las pueda llevar a cabo, puede ayudar a aumentar la autoestima y fomentar la confianza.
  4. Estímulo - Los niños con problemas de aprendizaje necesitan aliento constante. Ya es bastante malo que algunos niños sean  ridiculizados o intimidados  en la escuela. Esto llevará a graves consecuencias psicológicas si el niño es ridiculizado en casa también. En su lugar, hay que ofrecer un entorno alentador , muy afectivo y comprensivo.
  5. Refuerzo - Todos los niños tienen una habilidad especial en la que sobresalen .Ya se trate de una capacidad artística simple o tema específico en la escuela, recuerde al niño  que centre  la atención en los aspectos positivos de esa habilidad. No importa la dificultad que pueda presentar en algún área potencie y hágale recordar lo que destaca en la otra área.
  6.  Competencia - Para los hogares de varios niños, la competencia y la rivalidad entre hermanos son bastante comunes, especialmente si las edades de los niños son bastante próximas entre sí. Un niño con problemas de aprendizaje puede llegar a frustrarse con el éxito de los hermanos, y le podría dañar cualquier progreso futuro debido a la duda. La frustración resultante también puede manifestarse en comportamientos violentos y el resentimiento hacia los hermanos más exitosos. Usted tendrá que tener esto bajo control para garantizar que el comportamiento no aparezca.
  7. Interactividad - Las escuelas ofrecen educación especial programas para niños con problemas de aprendizaje. Como padre, usted tiene la responsabilidad de asistir a las reuniones con los maestros y consejeros de su hijo a fin de elaborar un plan de acción para ayudar a su hijo a tener éxito. Ser activo en la carrera escolar de su hijo también puede mostrar al niño que usted está haciendo lo que puede para ayudar, lo que refuerza su comprensión de  que le importa.
  8. Creatividad - Internet está lleno de información sobre cualquier aspecto de la vida. Si un método para ayudar a su hijo con discapacidad de aprendizaje no funciona, busque ayuda en los sitios de crianza de los hijos como los de About.com. Usted encontrará muchos métodos creativos para ayudar a su hijo a tener éxito, o usted puede desarrollar su propio.
  9. Escuchar – Siente  a su niño en el suelo y tenga  una charla acerca de las cosas que  podrían molestarlo. Reuniones familiares semanales son una buena manera de llegar al corazón de los problemas. Escuche lo que sus hijos tienen que decir.
  10. Comprensión - Usted, como padre, tiene que entender que el niño está teniendo problemas .Sea paciente con su progreso y préstele  apoyo en todos los aspectos de su vida.

Niños con necesidades especiales pueden necesitar mucho más tiempo que los niños sin necesidades especiales. Nos comprometemos a asegurarnos de que tienen todo lo que necesitan porque los amamos y queremos que tengan un trato justo de la vida. Ser demasiado crítico del proceso de aprendizaje del niño puede ser perjudicial y puede tener efectos adversos.

Biografía del autor: Jack Meyer es un colaborador habitual de Nannybackgroundcheck.com.

jueves, 17 de julio de 2014

Motivación Vs Voluntad, o el arte de mover montañas



Motivación Vs Voluntad, o el arte de mover montañas
Cualquier acción que iniciamos debe vencer una resistencia de tipo físico o emocional. En este artículo indico una reflexión sobre el papel que toma la motivación y la voluntad, cómo se pueden desarrollar y cual es la mejor estrategia de las dos para generar hábitos. Aviso: hay un claro vencedor.
Pongamos que son las 3 de la tarde. Acabas de disfrutar de una increíble comida y te cuesta incluso levantarte. Te acaba de venir una pesadez y pereza que convierte tu mente en una especie de niebla. Las palabras en tu vocabulario van desapareciendo como por arte de magia salvo una: siesta. Pero una voz  inoportuna te avisa que debes primero hacer algo, fregar los platos!
En este caso, si piensas en tus dos recursos para iniciar esta complicada acción: voluntad y motivación, parece que no tienes ninguno de las dos.
Finalmente te levantas del sofá y arrancas la desagradable tarea.
¿Qué te ha movido? Está claro que no ha sido la motivación (estará por debajo de cero) sino la voluntad.
La motivación es un estado emocional, un capricho del momento que por una razón quiere que en ese preciso instante tengamos energía para movernos.
Pero no siempre es así.
Hacen falta motivos muy poderosos como leer esta web o un buen libro, quizás muchos otros que tu conoces, pero en cualquier caso la motivación es algo temporal.

Esta era una acción puntual, ¿pero qué ocurre para generar un hábito?

La motivación es una variable impredecible para conseguir cambios duraderos.
Por ejemplo: si dibujamos una gráfica que representa el nivel de motivación frente a la voluntad necesaria para iniciar una acción, observaríamos lo siguiente:
Cuando estamos super motivados a hacer algo nuevo, la necesidad que se active nuestra voluntad es mínima, puede ser incluso cero la voluntad que necesitemos si nuestra motivación es muy alta.
En cambio, si nuestra motivación es muy baja necesitaremos mucho músculo de voluntad para actuar.
El problema de la motivación es que tenemos que esperar a que aparezca para que nos mueva a la acción.
Unas veces tendremos más factores externos que nos motivan y otras veces estaremos a cero. Es algo inestable, es emocional.
Imagina que quieres desarrollar el hábito de ir al gimnasio tres veces a la semana. Si dependes de estar motivado para fijar ese hábito,  ¿crees que podrás hacerlo? La respuesta es quizás si, quizás no.
Lo que es seguro es algo: será muy difícil mantener esa actividad durante más de 30 días (el tiempo mínimo necesario para crear un hábito) dependiendo solo de tu motivación.
La motivación por si sola, tampoco sirve para desarrollar un hábito. Es una fuente de energía impredecible porque está basada en cómo nos sentimos, por lo que puede variar de forma enorme de un día a otro, incluso dentro del mismo día.
Hay cientos de variables que cambian nuestra motivación: la respuesta que nos ha dado nuestro jefe, un dolor de muelas, la lluvia que no para desde hace días, las hormonas, un hecho inesperado, etc.
Los hábitos nuevos y saludables tienen la mala costumbre de ser temas para los que no es sencillo motivarnos de forma constante: correr 15 kilómetros, perder 10 kg, dejar de fumar, no ver la televisión, hacer 200 flexiones todos los días… ¿Te motiva pensar en ello? seguro que ni por asomo.
Usar la motivación para crear un hábito resulta muy complicado.
Como hemos hablado antes, si estamos muy motivados entonces es fácil acometer una tarea ya que no necesitamos hacer uso de la voluntad.
¿Pero has podido motivarte cuando tienes que presentar un informe a tu jefe y te duele la cabeza, cuando debes escribir un artículo y te mueres de sueño, o levantarte del sofá para fregar los platos?
Usando tu mente es difícil cambiar nuestra parte emocional, y la motivación es 100% emocional. Con ella dependemos del control instantáneo de las emociones para arrancar. Y eso es realmente complicado. Sobre todo a largo plazo: el necesario para crear un nuevo hábito.
La ciencia del comportamiento humano nos dice que todo lo que hacemos está iniciado por una de estas tres opciones:
  1. Motivación
  2. Voluntad
  3. Hábito
Cada nueva acción está del lado de la motivación, o de la voluntad, o una parte de ambas. Incluso puede que esté dentro de nuestra lista de hábitos y se ejecutaría al aparecer el activador que le corresponda.
La paradoja es que uno de nuestros peores hábitos consiste en creer que para conseguir algo tenemos que estar motivados.
Suena a juego de palabras, pero me explico: hay infinidad de hábitos que podríamos adquirir que no vamos a conseguir nunca por culpa de esta creencia.
Creemos que hace falta esperar a que llegue la bendita motivación para pasar a la acción.
Unas veces estaremos motivados y como hemos visto necesitaremos poca fuerza de voluntad para pasar a la acción, es como una lotería en un instante: hay poca probabilidad que la motivación se repita durante los 30 ó 60 días que necesitamos para convertir una acción en un hábito.
Pero los hábitos son patrones automáticos de conducta, y no necesitan emoción. Simplemente se activan y están programados para una rutina específica.
Hay varias ventajas potentes de la voluntad frente a la motivación:
  • La voluntad es fiable. No está sujeta a las variaciones emocionales del momento.
  • La voluntad se puede reforzar: el músculo de la voluntad se puede entrenar y desarrollar. Mientras que la motivación es aleatoria.
  • La voluntad se puede programar. No es posible hacer ningún tipo de programación con la motivación. Con la voluntad se puede programar una tarea con fecha y hora, y hacerla independientemente de estar motivados.
Igual que el poder de la voluntad se desarrolla y se puede entrenar, también hay un lado malo: la voluntad se agota, es como un depósito de agua que se vacía.
Los principales motivos que vacían la voluntad son:
  • El esfuerzo
  • La dificultad percibida
  • La percepción negativa
  • La fatiga subjetiva
  • El nivel de azúcar en sangre
Todos los comportamientos nuevos (los que no son todavía un hábito) se activan gracias a la motivación o a la voluntad.
La motivación no es fiable, no es la base para construir hábitos
Y la voluntad es fiable pero se puede agotar. También se puede ampliar su depósito de forma consciente.
Ahora ya te has levantado del sofá para lavar los platos. Ya solo te queda lo más difícil:
Convertirlo en un hábito.

Referencias:

  • Mechanisms of Self-Control Failure: Motivation and Limited Resources, University of Albany. Abstract.
  • Ego depletion. Wikipedia.  self-control or willpower draw upon a limited pool of mental resources that can be used up
FUENTE:http://desqbre.wordpress.com/