Páginas vistas en total

jueves, 31 de octubre de 2013

TEMARIO LENGUA 5º PRIMARIA. ANAYA

FUENTE:http://nuestroblogde5primaria.wordpress.com/

 

02. LENGUA CASTELLANA

TEMARIO LENGUA 5º PRIMARIA. ANAYA

CATEGORÍAS

TEMA 1: OCURRIÓ EN PAMPELIUM  

 

TEMA 2: UN DESPERTAR INESPERADO

TEMA 3: ARMAS CURIOSAS DE ANIMALES

TEMA 4: POEMAS DE VERANO

TEMA 5: UNA CAJA CON VOZ

TEMA 6LA MAR DE PECES

TEMA 7LA LUNA SE APAGÓ

TEMA 8LA MALADETA

TEMA 9:  EL MÚSICO EMBAUCADOR

TEMA 10: UN BOSTEZO SORPRENDENTE

TEMA 11: LA PESTE NEGRA

TEMA 12: EL ZAPATO FUGITIVO

TEMA 13: LA DISCIPLINA

TEMA 14: ¿TIENES CARA DE METEORITO?

TEMA 15: POR EL SENDERO DE PLATA

LECTURA:

VOCABULARIO:

ORTOGRAFÍA:

USO DE MAYÚSCULAS

USO DE VARIAS LETRAS:

ACENTUACIÓN:

SIGNOS DE PUNTUACIÓN:

EL PUNTO

AUTOEVALUACIONES

LA COMA

AUTOEVALUACIONES

LA COMA Y EL PUNTO Y

COMA

 

EL PUNTO Y COMA

AUTOEVALUACIONES

EL PUNTO Y LA COMA

EL GUIÓN Y LA RAYA

AUTOEVALUACIONES

DOS PUNTOS

AUTOEVALUACIONES

PUNTOS SUSPENSIVOS

AUTOEVALUACIONES

SIGNOS DE EXCLAMACIÓN E INTERROGACIÓN

AUTOEVALUACIONES

PARÉNTESIS Y COMILLAS

AUTOEVALUACIONES

 COMILLAS

 

 PARÉNTESIS

DICTADOS

ORTOGRAFÍA PARA IMPRIMIR

GRAMÁTICA

EL SUSTANTIVO

LOS ADJETIVOS:

LOS PRONOMBRES:

LOS ADVERBIOS:

LAS CONJUNCIONES:

LOS DETERMINANTES:

LAS PREPOSICIONES

LAS CONJUNCIONES

LOS VERBOS:

ORACIONES:

TEXTO, PÁRRAFO, ORACIÓN Y PALABRA

EXPRESIÓN ESCRITA

VARIOS

3 HOURS Relaxing Music with Water Sounds Meditation

martes, 29 de octubre de 2013

¿A partir de qué edad es recomendable que hagan deberes en casa?


 



¿A partir de qué edad es recomendable que hagan deberes en casa?

Bajo mi punto de vista, desde el primer momento, aunque con graduación de tiempo y de tipos de tareas.

  • En edad preescolar los deberes consistirán en enseñar y explicar trabajos hechos aquel día, una o dos veces por semana.

 

  • En los primeros cursos de la educación primaria, podrán ser tareas diarias que no ocupen más allá de media hora diaria y que sean de tipo rutinario. Es recomendable que el padre o la madre ayude al hijo a planear la tarea, a organizar el material, etc. Una vez iniciada la tarea, conviene que permanezca en la misma habitación pero haciendo algo diferente, no mirando directamente lo que hace su hijo. De vez en cuando puede hacer alguna sugerencia o ayudarle a centrar la atención.

 

  • En los últimos cursos de primaria y primeros de secundaria puede aumentarse el tiempo hasta una hora e incluir algunas actividades de estudio. En esta etapa, nuestro hijo debería tener un lugar específico para trabajar. La participación de los padres, en este momento, ha de ser discontinua, es decir, no permanecer en la misma habitación pero entrar y salir de vez en cuando, comprobando lo que hace y haciéndole algún comentario.

 

  • En la educación secundaria podrán ser actividades que exijan más esfuerzo  personal y relacionadas con el estudio; también podrá alargarse el tiempo hasta la hora y media o dos horas diarias como media. Al final de la educación secundaria bastará con asegurarse que cumple con el horario pactado y que usa el tiempo de estudio para tal finalidad.

Como vemos, la participación de los padres en los deberes también ha de ir acomodándose a la edad de los hijos. En los primeros años escolares los padres pueden ayudarles a planificar la tarea, a prever cómo hacerla, a valorarla, a perseverar con atención. Es decir, llevarlos de la mano, estar cerca de ellos mientras trabajan. Luego, a medida que se van haciendo mayores y más autónomos, ir dejándolos solos, en su cuarto, pero visitándolos mientras trabajan y comentando las dificultades o los logros.

He dejado para el final intencionalmente, para que sea la última idea que quede en la mente del lector, la que considero más importante: el seguimiento de las tareas escolares de los hijos es importante que lo hagan el padre y la madre, no sólo la madre. Precisamente, el hecho de que participen los dos en ello dará a los estudios de los hijos el rango de asunto muy importante y, como consecuencia, generará en ellos motivación suficiente para el esfuerzo. Por desgracia, es bastante frecuente encontrar una relación directa entre fracaso en los estudios y desinterés de los padres por las tareas escolares.

José María Lahoz García
Pedagogo (Orientador escolar y profesional),
Profesor de Educación Primaria y de Psicología
y Pedagogía en Secundaria

 Fuente:
http://www.solohijos.com/home.php




 

lunes, 28 de octubre de 2013

7 CONSEJOS PARA GESTIONAR LA CONFLICTIVIDAD

 

 

 

¿Cómo podemos gestionar la conflictividad en el aula?

1. Evitar el enfrentamiento directo. Cuando nos referimos a la conflictividad o problemas de conducta de un grupo, en muchas ocasiones nos referimos a unos cuantos alumnos que son los causantes de continuas distorsiones en el aula. En muchas ocasiones son alumnos que continuamente intentan transgredir las normas de convivencia propuestas por el centro. En este sentido es importante que el profesor evite en todo lo posible el enfrentamiento directo en el aula. Es mucho más efectivo hablar fuera del aula con el alumno o los alumnos que creamos conveniente. Este tipo de alumnos suelen crecerse en el aula, pero no cuando están frente al docente en un espacio que no es precisamente su aula de referencia. Si evitamos la confrontación verbal, conseguiremos rebajar la tensión y el ritmo de la sesión lectiva no se verá tan perjudicado. Hay que intentar responder con rotundidad a estas provocaciones pero sin caer en la discusión. Somos los docentes los que debemos marcar el “tempo” de la clase y no determinados alumnos.
2. Reducir al máximo los momentos de Tiempo Muerto. Una sesión lectiva se compone de tres Segmentos de Actividad. Para saber más sobre este concepto os recomiendo el artículo titulado Aprendizaje Cooperativo: ¿Qué son los Segmentos de Actividad? En una sesión lectiva hay tiempo para el profesor, tiempo para el alumno y tiempo para lo que denominamos Tiempo Muerto. Este último se caracteriza por estar vacío de contenido y ser poco productivo. Aunque es inevitable que en una sesión lectiva se produzcan Tiempos Muertos, es conveniente que se minimicen al máximo, porque suelen ser momentos propicios para la proliferación de conflictos. Debemos reducir al máximo el Tiempo Muerto al inicio y final de la sesión lectiva, así como las transiciones de contenidos a procedimientos o viceversa.
3. Reducir la clase magistral. En clases con una elevada conflictivad debe procurarse reducir lo que denominamos la clase magistral, es decir, la clase unidireccional en la que el profesor explica y el alumno escucha de forma pasiva. Lo que entendemos como escucha pasiva del alumno puede producir un aumento considerable de la conflcitividad en el grupo, ya que rápidamente una parte de los alumnos de una clase dejan de atender las explicaciones de los profesores y se producen conductas disruptivas, alumnos que molestan a otros compañeros… Los grupos conflictivos deben ser lo más dinámcos y participativos posible. Se trata de intentar que todos los alumnos en función de sus capacidades participen de forma activa durante el máximo tiempo que dura una sesión lectiva. Si hacemos participar a los alumnos con una determinada problemática en el aula, conseguiremos que este tiempo la sesión lectiva transcurra con una cierta normalidad. En este sentido es bueno trabajar mientras se explica técnicas de estudio como el subrayado o el esquema.
4. Realizar actividades procedimentales dirigidas. Una vez hemos conseguido minimizar la clase magistral, también es importante gestionar el tiempo de actividades procedimentales en el aula. A la hora de dar actividades debemos procurar que las mismas sean muy dirigidas y de fácil ejecución, es decir, que su realización no implique una reflexión considerable. Es mejor que en el aula se realicen actividades más mecanizadas, ya que los alumnos necesitan menos esfuerzo y concentración. En un grupo con una cierta conflictividad es más fácil que la mayoría de los alumnos complete un ejercicio sobre acentuación que no redacte una opinión personal sobre las redes sociales. En este sentido es preferible que las actividades que impliquen una cierta planificación se hagan en gran medida fuera de la sesión lectiva.
5. Formar grupos de trabajo cooperativo. La ventajas de trabajar a través del Aprendizaje Cooperativo en grupos con una cierta problemática son varias. En primer lugar conseguimos crear pequeños grupos de cuatro alumnos y rompemos lo que es el grupo clase. Además podemos repartir en cada grupo aquellos alumnos que presenten una determinada problemática. De esta forma la conflictividad en el aula se diluye en los grupos y se reduce, por tanto, la conflictividad. Divide y vencerás.
6. Potenciar la figura de líder. Aunque no depende del profesor, en el grupo clase hay que buscar la figura de lo que se denomina un líder positivo. Este líder positivo no tiene que ser un alumno brillante o el que mejor notas saca de la clase. El líder positivo es aquel que es respetado por los compañeros y que se toma en serio su educación. Este tipo de alumno reforzará enormemente al profesor, ya que puede mediar entre los alumnos más problemáticos y el resto de compañeros. Debe ser un alumno con personalidad, con iniciativa, respetado por sus compañeros y capaz de saber dirigirse a los que interrumpen o dificultan el correcto contenido de la sesión lectiva. Son alumnos de gran valor en el aula y debemos tenerlos muy en cuenta y potenciar sus cualidades en beneficio del resto del grupo.
7. Consensuar acuerdos con el Equipo Educativo del grupo. En las reuniones de Equipos Docentes es fundamental que a la hora de abordar un grupo que presenta una cierta conflictividad todo el profesorado que imparte clases al grupo vaya en la misma dirección. Los acuerdos a los que se lleguen deben ser consesuados y aplicados por todos los profesores. Será el tutor el que se encargará de comunicar al grupo las decisiones tomadas y a partir de ahí todos los docentes actuarán en consecuencia. Se trata de fijar normas básicas que puedan ser pertinentes a ese grupo como la puntualidad, criterios de expulsión del aula, respeto al turno de palabra, reducción de la conducta disruptiva, sanciones individuales y/o de grupo… Es fundamental que todos los alumnos de un mismo grupo sepan que todos los docentes van a una y que aplican los mismo criterios.

 

 

3 HOURS of The Best Relaxing Music - Sleep and Spa Music by RELAX

domingo, 27 de octubre de 2013

20 estrategias para mejorar la memoria



 20 estrategias para mejorar la memoria


La teoría de Katz se basa en el argumento de que, igual que el cuerpo necesita ejercicios para desarrollarse en forma plena y equilibrada, la mente también necesita de entrenamiento y estimulación.
La neuróbica consiste en la inversión del orden de algunos movimientos comunes en nuestra rutina diaria; ello altera nuestra percepción en la
mente
sin por ello alterar nuestra rutina.

El objetivo es ejecutar de forma consciente las acciones que generan reacciones
emocionales y cerebrales. Los ejercicios para la mente
incluyen desde leer al revés, hasta saludar al vecino que nunca da los buenos días en el ascensor.
El entrenamiento paso a paso

El desafío de la neuróbica es hacer todo lo contrario a los actos automáticos, obligando al
cerebro y a la mente
a un esfuerzo adicional.

1- Use el reloj de pulsera en el brazo contrario al que lo usa siempre.

2- Camine de adelante hacia atrás por su casa.

3- Vístase con los ojos cerrados.

4- Estimule el paladar probando comidas diferentes.

5- Lea o vea fotos al revés, concentrándose en detalles en los cuales nunca había reparado.

6- Ponga el reloj ante un espejo para ver la hora al revés.

7- Cambie el ratón de la computadora para el otro lado de la mesa.

8- Escriba o cepíllese los dientes usando la mano izquierda, o la derecha, en caso de ser zurdo.

9- Camino al trabajo, haga un trayecto diferente al habitual.

10- Introduzca pequeños cambios en sus hábitos, transformándolos en desafíos para su
cerebro
.

11- Hojee alguna revista y busque una foto que le llame la atención. Luego piense en 25 adjetivos que crea que describen la imagen o tema fotografiado.

12- Cuando vaya a un restaurante, intente identificar los ingredientes que componen el plato elegido, y concéntrese en los sabores más sutiles.

13- Al entrar en un salón muy concurrido, intente calcular cuántos están en el lado derecho y cuántos en el izquierdo. Fíjese en los detalles de la decoración y enumérelos con los ojos cerrados.

14- Seleccione una frase de un
libro
e intente formar una frase diferente formando las mismas palabras.

15- Pruebe a jugar algún juego o actividad que nunca antes haya practicado.

16- Compre un rompecabezas e intente encajar las piezas correctas lo más rápido que puedan cronometrando el tiempo. Repita el ejercicio para ver sus progresos en velocidad.

17- Trate de memorizar la lista de la compra.

18- Consulte el diccionario y aprenda una nueva palabra por día, e intente usarlas en sus conversaciones diarias.

19- Escuche las noticias de la radio y la televisión en cuanto se despierte, y más tarde haga una lista con las más importantes.

20- Al
leer


una palabra piense en otras cinco que comienzan con la misma letra.


Hábitos saludables

Para mantener la
memoria
siempre alerta hay que prestar atención a la calidad de vida.
El neurólogo Iván Okamoto sugiere un estilo de vida más tranquilo, con alimentación equilibrada, con la práctica regular de ejercicios físicos.

La
memoria forma parte de la salud, por eso es importante evitar el cigarrillo y el exceso de bebidas alcohólicas, ejercitarse y seguir una dieta equilibrada. Mantener la actividad mental,
ya sea trabajando o participando en alguna actividad en grupo ayuda a elevar la autoestima y poner la memoria a todo gas”.

FUENTE Mente. 20 estrategias para mejorar la memoria

 

miércoles, 23 de octubre de 2013

Actualización en dislexia del desarrollo : guía para orientadores y profesores de primaria

 


 Actualización en dislexia del desarrollo : guía para orientadores y profesores de primaria

       
SumarioDescargar Sumario Formato PDF
Texto CompletoDescargar "Actualización en dislexia del desarrollo : guía para orientadores y profesores de primaria" Formato PDF
AutorRomán Lapuente, Francisco (coord.)
DescripciónCoautores: Margarita Alba Gámez, Carlos Garrido Gil, Juana Guillén Caballero, Inmaculada Lorente Tortosa, Pilar Miranda López, Águeda Maria Montoro Victoria, José Pertusa Mirete, Mª José Rabadán Pardo, Francisco Román Lapuente
Resumen: Guía para docentes que atienden a alumnos con dificultades de aprendizaje relacionadas con la dislexia del desarrollo. Ofrece claves para la correcta comprensión de la problemática y una serie de propuestas para abordar adecuadamente la intervención educativa, basada siempre en los principios de integración y equidad, proporcionando recursos y estrategias que posibiliten un desarrollo normalizado del currículo escolar. Para ello es fundamental la formación, participación e implicación activa de todos los profesionales que atienden a los alumnos, así como de sus familias.
Año2008
ISBN978-84-691-2578-6
Depósito LegalMU-1848-2008
ImpresorCompobell, SL
Número de páginas 95
Tipo Documento Monografías



Fuente:http://www.carm.es/  http://igtorres50.blogspot.com.es/

lunes, 21 de octubre de 2013

Pautas Para Padres con Niños de Retraso en el Habla


Pautas Para Padres con Niños de Retraso en el Habla

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los niños/as aprenden el lenguaje escuchando el habla de las personas de su entorno y lo hacen principalmente por imitación. Por este motivo, se les debe hablar mucho, con un lenguaje sencillo y claro de entender.

Como muchos otros aspectos de la vida, el desarrollo del habla es el resultado de una combinación de factores innatos y adquiridos. La constitución genética determina en parte, la inteligencia y el desarrollo del lenguaje pero también el entorno familiar. Que tu hijo/a pronuncie y articule bien los sonidos depende en gran medida de que vosotros ofrezcáis un modelo correcto de pronunciación además de que también intervienen de forma decisiva el oído, la respiración, el soplo y la capacidad de movimiento de los órganos bucofonatorios ( lengua, labios, paladar,…).
He aquí unos consejos generales que podéis utilizar en  casa:

  • Dedique mucho tiempo a comunicarse con su hijo, incluso durante la etapa de la lactancia: háblele, hágale signos y fomente en él la imitación de sonidos y gestos.
  • Léale a su hijo todos los días empezando cuando tan solo tenga seis meses. Los cuentos con imágenes (animales, oficios,…) son ideales para estimular el desarrollo léxico. Hazle participativo cuando señale alguna viñeta y recréala aumentando el número de palabras en tu intervención.
  • Aproveche las situaciones cotidianas para reforzar el habla y el lenguaje de su hijo/a. El momento del baño o cuando se viste, son situaciones idóneas para nombrar objetos, prendas de vestir, partes del cuerpo,…que las irá adquiriendo de forma natural y progresiva.
  • Háblale despacio y de forma clara.
  • Háblale correctamente y no imites su forma de hablar.
  • No le atosigues porque te parezca que va lento, cada cual tiene su ritmo de habla.
  • Dale tiempo para que responda a tus preguntas.
  • Señala o marca turnos de intervención del niño. Intenta que tu hijo respete los turnos de comunicación.
  • Repítele todo las veces que lo necesite, pero siempre de forma natural.
  • No intentes corregir los errores fonológicos del niño (eso es labor del logopeda) Limítate a que el niño te oiga correctamente y comprenda lo que quieres decir.
  • Adapta la longitud de tus enunciados a la capacidad del niño.
  • No  reírse nunca de los errores fonológicos cometidos por el niño.
  • Incluye  en tus enunciados un mayor número de peticiones de información que de acción, para estimular que el niño hable.
  • Siempre que el niño inicie una conversación intenta que ésta se mantenga el mayor tiempo posible.
  • Si le cuesta utilizar correctamente alguna de las partes de la oración o las construye mal, ofrécele el modelo correcto, pero tomando aquello que ha dicho y repitiéndoselo correctamente. (Ejemplo: “¿e su oche de su papa?”. Si, es el coche de tu papa, es de color rojo, como a mí me gustan ¿a ti como te gustan los coches?”).
  • Valora sus pequeños avances, refuérzalo.
  • Elige una actividad que al niño le resulte motivante y atractiva  para que ésta provoque el lenguaje del niño.
  • Utiliza preguntas abiertas. Anímale a  contestarte con algo más que sí o no. Amplía sus mensajes.
  • Háblale de personas, hechos y lugares que estén presentes en el contexto en el que habitualmente se encuentra el niño. Situaciones de aquí y ahora.
  • Enséñale a Contar cosas de forma ordenada: que ha hecho antes y después, que hará enseguida, luego…
  • Infórmale del lugar dónde se guardan las cosas. Trabajarás lenguaje y hábitos de orden.
  • Pregúntale a menudo a qué juega y escucha sus explicaciones.
  • Enséñale canciones, adivinanzas, refranes,..
  • Ver con él un programa infantil de TV  y preguntarle por él, sobre los personajes, cómo se llaman, que hacían…
  • Buscar diferencias entre láminas de dibujos similares.
  • Jugar al “Veo veo” (nombrándole características del objeto).
  • Juega con el niño a imitar sonidos del entorno, de animales o personas, enséñale de donde proceden y anímale a imitarlos.
  • Fomenta el juego imaginativo de tu hijo, que juegue a peinar muñecas, a conducir, a jugar en la granja,..
  • Juega con tu hijo a hacer movimientos con los labios, como hacer morritos, dar besitos, hacer pedorretas…; con la lengua, lamerse los labios, sacar la lengua fuera de la boca, subirla hasta la nariz…(es importante fortalecer los músculos que intervienen en el habla).

 

Por Soledad Bejarano, Logopeda Centro Zana
FUENTE:
  ATELMA: Asociación de personas con Trastorno Específico ...