Páginas vistas en total

viernes, 30 de septiembre de 2011

El lenguaje del alumno con Síndrome de Down.

El lenguaje del alumno con Síndrome de Down.

El área del lenguaje ha sido descrita generalmente como la que presenta un mayor retraso en los niños con Síndrome de Down, sobre todo en los aspectos expresivos, en comparación con los niveles globales de desarrollo.


Características generales:
1. Retraso de las primeras adquisiciones motrices.


2. Comunicación gestual y mímica limitadas.


3. Balbuceo limitado.
4. Deficiente control de la respiración y de los órganos de la fonación.


5. Pobre motilidad bucofacial.


6. Desarrollo fonológico atemporal, incompleto y con errores articulatorios.
7. Deficiente discriminación fonemática.


8. Trastornos del habla; dislalias, disfemias, farfulleo, taquilalia.
9. Alteraciones importantes en adquisición y uso de morfemas gramaticales;concordancia, género, número, flexiones verbales...
10. estructuración progresiva de la frase es más lenta y sus producciones verbales más incompletas e incorrectas.
11. Abundan las construcciones sintácticas simples y frases cortas.


12. Mayores dificultades en la construcción gramatical especialmente en estructuras morfosintácticas.


13. Creatividad lingüística muy limitada.


14. Vocabulario reducido. Pobreza semántica.


15. Vocabulario automático.
16. Verborrea.
17. Evoca palabras por analogía de imagen y no por razonamiento lógico.
18. Aspectos pragmáticos del lenguaje condicionados por el ambiente lingüístico que rodee al niño.


19. Lentitud en el desarrollo lingüístico.


20. Nivel de comprensión superior y anterior al expresivo. Ambos inferiores al de un niño “normal”.


21. Dominio del lenguaje escrito más fácil que el lenguaje hablado.
22. En su lenguaje expresivo, manifiesta poco sus demandas concretas aunque tenga la capacidad de mantener un nivel de conversación.
23. Dificultades para dar respuestas verbales.


24. Dificultades en la articulación, en la fluidez y en la inteligibilidad del lenguaje.
25. Dificultades para integrar la información.


26. Dificultades para expresarse oralmente.


Fuente: equiposorientacionlarioja.org/.../down.../estimulacion_lenguaje_dow

jueves, 29 de septiembre de 2011

¿QUÉ PAUTAS EDUCATIVAS SON ACONSEJABLES A ESTAS EDADES? 6 A 12 AÑOS


¿QUÉ PAUTAS EDUCATIVAS SON ACONSEJABLES A ESTAS EDADES?

6 A 12 AÑOS


1. El aprendizaje se da sobre todo por modelado, es decir, somos los modelos de comportamiento para nuestros hi­jos e hijas.


2. Las normas dialogadas y pactadas se asumen mejor que las impuestas sin diálogo y enseñan al niño a asumir res­ponsabilidades; el cumplimiento o no de estas normas han de conllevar, por tanto, unas consecuencias, positivas o negativas, que toda la familia ha de asumir. La firmeza y la coherencia son fundamentales en este caso.


3. Los niños y niñas necesitan un tiempo razonable para realizar sus tareas y los aprendizajes de tantas y tantas cosas a base de mucha repetición. La paciencia es la mejor arma.


4. La maduración emocional y personal se da en función de las responsabilidades que asumimos; para que un niño o niña crezca, es fundamental dejarle crecer. Hacerlo todo por ellos “porque es más rápido o lo hago mejor” no les ayuda, sino todo lo contrario.


5. Una educación basada en el refuerzo positivo (premios) es más eficaz y da mejores resultados que una educación basada en los castigos continuos y constantes, acompa­ñados además de enfados y gritos.


6. Coherencia, firmeza y control de las emociones (calma y paciencia principalmente) son fundamentales a la hora de educar a nuestros hijos e hijas.


Carmen Santamaría Psicóloga.

RABIETAS Y BERRINCHES/ SÍNDROME DE ASPERGER



Los padres con niños que tienen Síndrome de Asperger a menudo le informarán de las "crisis" o el tipo de rabieta que ha tenido su hijo y que pueden alterar la vida de toda la familia.


Este tipo de comportamientos pueden ser tan raro que puede ocurrir una vez al mes o puede ocurrir varias veces al día, los padres acaban frustrados y agotados.
Hay, sin embargo, estrategias que un padre puede utilizar para minimizar la fuerza y la duración de estas rabietas.


Lo primero que debe prestar atención es a su propia respuesta a la rabieta. ¿Está tranquilo y silencioso? ¿Ha tomado medidas para garantizar la seguridad? ¿Usted está pensando con claridad?


Actúe relajado y tranquilo esto ha ocurrido otras veces y la experiencia no tiene por qué ser complicada.


Hable con una voz suave, neutra y agradable. Esto le relaja a usted y a su hijo. No utilice palabras innecesarias y procure que sus movimientos sean lentos y con propósito. Es vital tomar el tiempo para ralentizar y reorganizar sus prioridades. Olvídese que tiene un calendario y concéntrese en ayudar a su hijo en primer lugar.
Tenga la seguridad como una prioridad. Los niños en esta etapa pueden ser impulsivos y pueden olvidarse de todas las normas de seguridad que se les enseñó.


Si el niño está teniendo una rabieta o berrinche del tipo que sea mientras conduce, pare el coche y ocúpese de él. Calme a su hijo e intente hablar con él para redirigir su comportamiento.


Tenga en cuenta que el niño a menudo, se agota después de una crisis, de modo que puede que tenga que darles el tiempo para descansar y recuperar el aliento después de tal evento. Recuerde que este tipo de comportamientos representan las formas en que su hijo está tratando de comunicarse Piense en lo que representa este comportamiento y haga aquello que coherentemente crea conveniente para evitar que este comportamiento vuelva a producirse.


La crianza de los hijos de Asperger Guía de Recursos: Una guía de recursos completa para padres que tienen niños con diagnóstico de síndrome de Asperger.
www.myaspergerschild.com/

Etiquetando a los niños con falsos "Trastornos Mentales"

miércoles, 28 de septiembre de 2011

CONOCERSE A UNO MISMO

CONOCERSE A UNO MISMO

Un niño de la India fue enviado a estudiar a un colegio de otro país.

Pasaron algunas semanas, y un día el jovencito se enteró de que en el colegio había otro niño indio y se sintió feliz. Indagó sobre ese niño y supo que el niño era del mismo pueblo que él y experimentó un gran contento.

Más adelante le llegaron noticias de que el niño tenía su misma edad y tuvo una enorme satisfacción. Pasaron unas semanas más y comprobó finalmente que el niño era como él y tenía su mismo nombre. Entonces, a decir verdad, su felicidad fue inconmensurable.

*El Maestro dice: No hay mayor gozo en este mundo que el de conocerse a uno mismo.
Fuente:Cuentos Infantiles

DERECHOS PARA LOS NIÑOS CON TDAH

DERECHOS PARA LOS NIÑOS CON TDAH

  • 1. AYÚDAME A PONER ATENCIÓN: Por favor enséñame a través de mi sentido del tacto. Necesito movimiento corporal.
  • 2. NECESITO SABER QUE VIENE DESPÚES: Por favor dame un ambiente estructurado donde haya una rutina de la que pueda depender.
  • 3. ESPÉRAME, TODAVÍA ESTOY PENSANDO: Por favor permíteme ir a mi propio ritmo. Si estoy apurado, me siento triste y me confundo.
  • 4. ME CUESTA TRABAJO, NO LO PUEDO HACER: Por favor bríndame opciones para solucionar los problemas. Si estoy bloqueado necesito saber el camino.
  • 5. ¿ESTÁ CORRECTO? NECESITO SABERLO AHORA: Por favor dame una retroalimentación positiva y enriquecedora de cómo lo estoy haciendo.
  • 6. ¡NO LO OLVIDÉ, NO LO ESCUCHE!: Por favor dame las indicaciones una por una, y pídeme que repita lo que creo que dijiste.
  • 7. ¡NO LO SABÍA, NO ESTABA EN MI LUGAR!: Por favor recuérdame parar, pensar y actuar.
  • 8. ¿YA CASI TERMINO?: Por favor dame periodos cortos de trabajo con metas a corto plazo.  
  • 9. ¿QUÉ?: Por favor no digas "Ya te dije eso". Dímelo otra vez, en diferentes palabras. Dame una señal. Dibuja un símbolo.
  • 10. ¿YO SÉ, ESTÁ TODO MAL?: Por favor hazme sentir orgulloso por éxitos parciales. Prémiame por mi esfuerzo personal, no sólo por perfección.
  • 11. ¿POR QUÉ SIEMPRE ME GRITAN POR ALGO?: Por favor fíjate si hago algo bien y felicítame por alguna buena conducta que tenga. Recuérdame mis fortalezas cuando tenga un mal día.

www.cepcordoba2.org/aulavirtual/mod/resource/view.php?id=2170



Carta de un alumno a su maestro

Carta de un alumno a su maestro


Por Angela Marulanda G.


Enséñame cómo aprender y no qué aprender, enséñame a pensar y no tan solo que debo pensar. Así desarrollaré mi inteligencia y no solamente mi memoria.


No me regañes delante de mis compañeros. Me haces sentir humillado y temeroso de ser rechazado por ellos, aceptaré mejor tus correcciones, si me las haces calmadamente y en privado.


Señálame mis cualidades y reconoce mis habilidades. La confianza que así desarrollo en mis capacidades me anima a esforzarme y me hace sentir valioso y adecuado.


No me insultes con palabras, ni con gestos despectivos. Me haces sentir menospreciado y sin ánimo para corregir mis faltas y debilidades.


Ten en cuenta mi esfuerzo y mi progreso, no sólo el resultado final. A veces con poco esfuerzo logro mucho… pero es más meritorio cuando pongo todo mi empeño, aunque logre poco.


Nota lo que hago bien y no solo lo que hago mal!. Cuando subrayas mis éxitos y no mis fracasos, me siento motivado a seguir mejorando.


Cuando me corrijas o disciplines, hazlo sin maltratarme física o emocionalmente. Si atacas mi persona o mi personalidad, deterioras mi autoestima y no mejoras mi disciplina.


Confía en mí y demuéstrame tu confianza. Cuando me repites la misma cosa una y otra vez, me doy cuenta de tu desconfianza y esto me precipita a fracasar.


Trátame con cariño, cortesía y respeto. En esta forma te admiraré y, por lo tanto, desarrollaré un profundo respeto por ti.


No me amenaces, pero si lo haces, cúmplelo. Si no cumples lo prometido, aprenderé que, haga lo que haga, siempre puedo salir eximido.


No me ruegues ni me implores que me porte bien. Te obedeceré cuando me lo exijas con firmeza y sin hostilidad.


Procura hacer clases amenas e interesantes, en las que yo pueda participar. Me aburro cuando todo es rutina, sólo tú hablas y yo nada puedo aportar.


Cuando te haga preguntas, no me digas "eso ya lo expliqué". A veces tus explicaciones no son claras o suficientes para mí, si pregunto es porque quiero entender y aprender.


No tengas preferencias. Cuando alabas a uno e ignoras a otros, deterioras nuestras relaciones y haces de mis compañeros mis enemigos.


Cuando me criticas para corregirme, me defiendo y no acepto mis defectos. Sólo si acepto mis fallos, podré tratar de corregirlos. Ten en cuenta que aprendo más de quien no me desprecia.


Publicado en el blog de DISLEXIA SIN BARRERAS

Vídeos TDAH
















martes, 27 de septiembre de 2011

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?-NIÑOS



Los niños con capacidades en el campo de la Inteligencia Emocional son más felices, más confiados y tienen más éxito en la escuela, además de ser la base para que nuestros hijos se vuelvan adultos responsables, atentos y productivos.
Se emplea el termino Inteligencia Emocional para describir cualidades emocionales que parecen tener importancia para el éxito. Estas pueden incluir:
· La empatía
· La expresión y comprensión de los sentimientos
· El control de nuestro genio.
· La independencia.
· La capacidad de adaptación.
· La simpatía.
· La capacidad de resolver los problemas en forma interpersonal.
· La persistencia.
· La cordialidad.
· La amabilidad.
· El respeto.
www.inteligencia-emocional.org

Mutismo Selectivo

Mutismo Selectivo
Se puede definir el mutismo selectivo como la dificultad que presentan algunos niños para comunicarse verbalmente en entornos y situaciones sociales poco familiares y/o con personas poco conocidas. 
Esta definición indica, por una parte, que los niños con mutismo selectivo tienen una competencia lingüística y comunicativa ajustada a su edad comprobada en el ambiente familiar próximo y, por otra, que esta buena competencia no se pone en práctica en otros ambientes y con otras personas. 
La escuela suele ser el primer entorno social diferente al familiar al que se enfrentan los niños y, por ello, es el escenario en el que, en primer lugar, se hacen evidentes las dificultades de interacción y comunicación verbal y donde puede detectarse con mayor facilidad el mutismo incipiente. 
Es importante señalar que el mutismo selectivo conlleva altos niveles de sufrimiento personal, además de importantes problemas de adaptación al entorno. Puede mediatizar el desarrollo afectivo-emocional y repercutir negativamente (siempre en función de su gravedad y del grado de generalización del rechazo a hablar) en el desarrollo social, personal y académico del niño. 
Además de las características propias del mutismo estos alumnos suelen presentar algunos rasgos de personalidad característicos como timidez, retraimiento social, dependencia, perfeccionismo, etc, que, en el caso de concurrir en el alumno, pueden agudizar el problema o contribuir a su consolidación. 
En la bibliografía al uso se describe el mutismo selectivo (o electivo según otros autores) desde perspectivas muy diferentes: para algunos autores es un problema de comunicación, para otros es la manifestación de un estado de ansiedad.  
Las propuestas que se presentan en esta guía, están más próximas a esta segunda conceptualización, considerándolo como un problema del comportamiento derivado de un trastorno de ansiedad.  


Factores relevantes en el ámbito escolar:


           Generación de expectativas negativas del profesorado y del alumnado con relación a la posible evolución y normalización del habla del niño: tanto el profesorado que imparte clases al niño como sus compañeros piensan y verbalizan que no habla, ni va a hablar.
           Acomodación del entorno a las dificultades del niño: El alumno deja de hacer ciertas actividades académicas porque no habla (no sale a la pizarra, se le salta sistemáticamente en turnos de preguntas…), los compañeros se convierten en “intérpretes” del niño, se le permite contestar mediante gestos…
         Disminución de situaciones en las que es necesaria la comunicación oral: ni el profesorado ni los compañeros piden al niño respuestas orales.
Factores relevantes en el ámbito familiar y social:


         Excesiva atención recibida por no hablar: al niño se le pregunta reiteradamente si ha hablado en el colegio, de haberlo hecho con quién, cuánto y cómo.
         Alto nivel de exigencia por parte de los padres para que hable y hable bien: los padres se muestran excesivamente exigentes en cuanto a la corrección del habla…
         Sobreprotección familiar: Dependencia excesiva del adulto con poco desarrollo de hábitos de autonomía personal y de comportamientos responsables.
         Modelo familiar con relaciones sociales inadecuadas y/o escasas: Ausencia o escasez de experiencias de contacto e interacciones sociales.


Factores relevantes relacionados con características de personalidad y condiciones personales:


         Excesiva rigurosidad, meticulosidad y perfeccionismo que impiden al niño enfrentarse a situaciones en las que tiene miedo a fracasar
         Excesiva inhibición social, timidez y retraimiento que dificultan las relaciones interpersonales.
         Escasas habilidades comunicativas y lingüísticas que dificultan la comunicación oral.
La presencia de estos factores no desemboca necesariamente en un mutismo selectivo. De igual manera, no en todos los casos de mutismo selectivo están presentes todos ellos.
2. ¿CÓMO SABER SI ES UN MUTISMO SELECTIVO?


Para discriminar el mutismo de otros trastornos o problemas de comunicación y lenguaje es preciso disponer de criterios e indicadores claros, de procedimientos de valoración eficaces y de instrumentos de medida fiables. Las fases en la valoración del mutismo selectivo son: Detección, Diagnóstico y Evaluación psicopedagógica.
2.1. Detección
 Dos son los factores fundamentales en los que centrar el proceso de detección:
         Las características (cualitativas y cuantitativas) de las interacciones verbales del alumno/a.
         La presencia o no de comportamientos asociados a inhibición y/o ansiedad.
 Los procedimientos para la detección de la presencia de alguno de estos dos factores están basados en la observación y registro sistemáticos de los comportamientos verbales, comunicativos y de inhibición o ansiedad que el alumno/a manifiesta en los ambientes habituales y con distintos interlocutores. Con el fin de facilitar esta observación en el entorno escolar se ofrece a continuación un cuestionario:

Indicador
SI
NO
1
En el entorno escolar no habla nunca pudiendo hacerlo.


2
En el entorno escolar sólo habla en algunas situaciones


3
No habla nunca con los adultos de la escuela.


4
Habla solamente con algunos adultos de la escuela.


5
No habla nunca con los niños de la escuela.


6
Habla solamente con algunos compañeros de la escuela.


7
Manifiesta ansiedad en situaciones de interacción verbal y contacto corporal (se mete los dedos en la boca, se remueve en su asiento, se muestra tenso…).


8
Rigidez en su postura corporal habitual (espalda y cuello muy rectos, brazos caídos paralelos al cuerpo, boca abierta o apretada…).


9
Inexpresividad facial y corporal (no realiza gestos faciales, no sonríe, no gesticula con las manos ni con el cuerpo).


10
Conductas de evitación de la interacción social (mira para otro lado, baja la cabeza, evita el contacto físico…).


11
Conductas de evitación de situaciones sociales (no va al baño con los demás en grupo, no va a los rincones de trabajo del aula, en los recreos juega solo o con un niño…)


12
Se demora en la realización de tareas o actividades escolares más de lo debido.


13
Habitualmente no toma la iniciativa para asumir pequeñas responsabilidades (recoger o repartir el material…).


14
Habitualmente no participa espontáneamente en la dinámica del aula (no sale nunca voluntariamente a realizar una actividad, no levanta la mano…)


15
Habitualmente no se expone ante el grupo (se niega a salir a la pizarra, no participa en dramatizaciones…).



Los seis primeros indicadores expresan la sintomatología básica del Mutismo Selectivo, los otros nueve recogen algunos factores de personalidad o comportamientos característicos que suelen estar presentes en este tipo de alumnos; aunque conviene tenerlos en cuenta a la hora de describir y concretar el funcionamiento comunicativo y verbal del alumno/a, no forman parte de los elementos definitorios del trastorno y, por tanto, pueden estar presentes o no en cada uno de los casos.
La respuesta afirmativa a varios indicadores del primer bloque nos debe alertar para continuar la observación y profundizar en el análisis.
Documento elaborado por el Equipo de conducta y sobredotación:
Carmen Cortés Urbán
Consuelo Gallego Gallego
M. Pilar Marco Gallo
Iñaki Martínez Urmeneta
Carlos Ollo Oscáriz
Guía para su detección, evaluación e intervención precoz en la escuela


La valoración del Mutismo selectivo la debe hacer un profesional cualificado y especializado.Estas indicaciones son orientativas e informativas.

Guías AUTISMO

Autismo:manual avanzado para padres


Guía familiar IMSERSO / Universidad Salamanca

Guías TDAH

Guia de actuación en la escuela/Federación Asociaciones TDAH
Guia de actuación en casa/Federación Asociaciones TDAH
Guia para educadores/ Fundación Adana


"Lo que pensamos varía nuestra biología"

Me enseñaron que los genes controlan la vida, que en ellos se inscriben todas nuestras capacidades y características, pero es falso.


¿Del todo?
No somos víctimas de nuestra genética, en realidad es el ADN el que está controlado por el medio externo celular.


¿Qué significa eso?
La célula es la vida. Hablar de una célula es como hablar de una persona. Nosotros recibimos la información a través de los cinco sentidos y las células reciben las señales del entorno a través de los receptores que captan la información. El ADN es controlado por señales que vienen desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto los positivos como los negativos.


¿Somos lo que vivimos y pensamos?
Sí, y cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología. Los estudios que empecé hace cuarenta años demuestran que las células cambian en función del entorno, es lo que llamamos epigenética. Epi significa por encima de la genética, más allá de ella.


¿Y?
Según el entorno y como tú respondes al mundo, un gen puede crear 30.000 diferentes variaciones. Menos del 10% del cáncer es heredado, es el estilo de vida lo que determina la genética.


¿Es el entorno el que nos define?
Aprendemos a vernos como nos ven, a valorarnos como nos valoran. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. No vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos. Somos víctimas de nuestras creencias, pero podemos cambiarlas.


Pero las creencias están inscritas en lo más profundo de nuestro subconsciente.
Cierto. El subconsciente es un procesador de información un millón de veces más rápido que la mente consciente y utiliza entre el 95% y el 99% del tiempo la información ya almacenada desde nuestra niñez como un referente. Por eso cuando decidimos algo conscientemente como, por ejemplo, ganar más dinero, si nuestro subconsciente contiene información de que es muy difícil ganarse la vida, no lo conseguiremos.


¿Entonces?
Si cambiamos las percepciones que tenemos en el subconsciente, cambiará nuestra realidad, y lo he comprobado a través de numerosos experimentos. Al reprogramar las creencias y percepciones que tenemos de cómo es la felicidad, la paz, la abundancia, podemos conquistarlas.


Me suena a fórmula feliz...
Así es como funciona el efecto placebo. Si pienso que una pastilla me puede sanar, me la tomo y me encuentro mejor. ¿Qué me ha sanado?...


¿La creencia?
Eso parece. Al igual que los pensamientos positivos y el efecto placebo afectan a nuestra biología, existe el efecto nocebo: si crees que algo te hará daño, acabará por hacerte daño. Henry Ford decía que tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienen razón. Si eliges vivir un mundo lleno de amor, tu salud mejorará.


¿Y eso por qué?
La química que provoca la alegría y el amor hace que nuestras células crezcan, y la química que provoca el miedo hace que las células mueran. Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para una vida feliz y saludable. Existen dos mecanismos de supervivencia: el crecimiento y la protección, y ambos no pueden operar al mismo tiempo.


O creces o te proteges.
Los procesos de crecimiento requieren un intercambio libre de información con el medio, la protección requiere el cierre completo del sistema. Una respuesta de protección mantenida inhibe la producción de energía necesaria para la vida.


¿Qué significa prosperar?
Para prosperar necesitamos buscar de forma activa la alegría y el amor, y llenar nuestra vida de estímulos que desencadenen procesos de crecimiento. Las hormonas del estrés coordinan la función de los órganos corporales e inhiben los procesos de crecimiento, suprimen por completo la actuación del sistema inmunológico.


¿La culpa de todo la tienen los padres?
Las percepciones que formamos durante los primeros seis años, cuando el cerebro recibe la máxima información en un mínimo tiempo para entender el entorno, nos afectan el resto de la vida.


Y las creencias inconscientes pasan de padres a hijos.
Así es, los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla.


¿Cómo detectar creencias negativas?
La vida es un reflejo de la mente subconsciente, lo que nos funciona bien en la vida son esas cosas que el subconsciente te permite que funcionen, lo que requiere mucho esfuerzo son esas cosas que tu subconsciente no apoya.


¿Debo doblegar a mi subconsciente?
Es una batalla perdida, pero nada se soluciona hasta que uno no se esfuerza por cambiar. Deshágase de los miedos infundados y procure no inculcar creencias limitadoras en el subconsciente de sus hijos.
Bruce Lipton, doctor en Medicina, investigador en biología celular
Fuente: La vanguardia.com

lunes, 26 de septiembre de 2011

EL ANCIANO Y EL NIÑO

EL ANCIANO Y EL NIÑO
Eran un anciano y un niño que viajaban con un burro de pueblo en pueblo. Llegaron a una aldea caminando junto al asno y, al pasar por ella, un grupo de jóvenes se rió de ellos, gritando:
-¡Mirad que par de tontos! Tienen un burro y, en lugar de montarlo, van los dos andando a su lado. Por lo menos, el viejo podría subirse al burro.
Entonces el anciano se subió al burro y prosiguieron la marcha. Llegaron a otro pueblo y, al pasar por el mismo, algunas personas se llenaron de indignación cuando vieron al viejo sobre el burro y al niño caminando al lado. Dijeron:
"¡Parece mentira! ¡Qué desfachatez! El viejo sentado en el burro y el pobre niño caminando".
Al salir del pueblo, el anciano y el niño intercambiaron sus puestos. Siguieron haciendo camino hasta llegar a otra aldea. Cuando las gentes los vieron, exclamaron escandalizados:
"¡Esto es verdaderamente intolerable! ¿Habéis visto algo semejante? El muchacho montado en el burro y el pobre anciano caminando a su lado. ¡Qué vergüenza!"
Puestas así las cosas, el viejo y el niño compartieron el burro. El fiel animal llevaba ahora el cuerpo de ambos sobre su lomo. Cruzaron junto a un grupo de campesinos y éstos comenzaron a vociferar:
"¡Sinvergüenzas! ¿Es que no tenéis corazón? ¡Vais a reventar al pobre animal!"
El anciano y el niño optaron por cargar al burro sobre sus hombros. De este modo llegaron al siguiente pueblo. La gente se apiñó alrededor de ellos. Entre las carcajadas, los pueblerinos se mofaban gritando:
"Nunca hemos visto gente tan boba. Tienen un burro y, en lugar de montarse sobre él, lo llevan a cuestas. ¡Esto sí que es bueno! ¡Qué par de tontos!"
Al dejar el último pueblo, el anciano y el niño ya no sabían cómo enfrentar la próxima aldea, las críticas los habían confundido, así que se sentaron frente a un río, y al mirar el reflejo de sus rostros en el agua, comprendieron que estaban solos, que su camino dependía sólo de ellos, que para continuar debían seguir su propia intuición, vivir sus propias experiencias.


WWW.inteligencia-emocional.org.

PADRES – HIJOS( ámbito familiar)


PADRES – HIJOS( ámbito familiar)
Los padres tenemos que:
  • Hacer sentir a nuestro hijo todo lo que le queremos y lo importante que es para nosotros.
  • Valorar sus puntos fuertes, hacerles ver que saben hacer muchas cosas muy bien e intentar ignorar, pero no consentir, aquellos comportamientos que no son correctos.
  • Mantener una actitud tranquila y serena, ante los comportamientos inadecuados, que no consigan que nos alteremos ni con palabras ni con gestos. En ocasiones los silencios con una cara seria son efectivos.
  • Saber dialogar y ser tolerantes, pero no consentir aquello que consideremos incorrecto. Con la misma felicidad, serenidad y coherencia que les premiamos, hemos de ser serios al castigarles cuando su comportamiento sea incorrecto, así aprenden que hay normas que han de cumplirse.
  • Los castigos han de ser cortos y realistas, adecuados a la edad del niño y se han de aplicar de forma inmediata a realizarse el comportamiento incorrecto. El castigo debe ser el último recurso a emplear.
  • Las normas que ha cumplir nuestro hijo deben ser adecuadas a su edad y han de ser claras, sencillas , consensuadas por todos y conocidas en todo momento. Nuestro hijo debe saber de forma clara que conductas no son correctas.
  • Hemos de explicarle de forma clara la consecuencia de su conducta. Aplicar los refuerzos con coherencia. Hacerle saber que ante conductas positivas hay refuerzos positivos y que estos refuerzos positivos no se dan ante conductas inadecuadas.
  • Cuando apliquemos premios o castigos seamos coherentes no nos dejemos llevar por nuestro estado de ánimo.
  • Es muy importante saber escuchar a nuestros hijos, compartir sentimientos con ellos, que participen con nosotros en la elaboración de normas y de las decisiones que se tengan que tomar.
  • Valorar sus habilidades y aptitudes, estimar su creatividad e iniciativa y potenciar su comportamiento autónomo y responsable en cualquier ámbito.
  • Inculcar y potenciar responsabilidades que sean propias de su edad, evitando el sobreproteccionismo y también las exigencias exageradas.
  • Favorecer desde pequeños que participen, planifiquen y organicen, aquellas tareas que les compete como: recogida de juguetes, tiempos de estudio, material escolar…
  • Tanto el papá como la mama deben participar en la educación, llegando a acuerdos sobre cómo establecer normas y limites.
  • Hay que hablar de forma habitual con los niños, tenemos que contestar sus preguntas. no dejar de responder ninguna pregunta, ni utilizar evasivas. Que nos cuente y nosotros también contarles nuestras cosas. Tenemos que conseguir que se sientan seguros, amados y comprendidos.



domingo, 25 de septiembre de 2011

Sentimientos

"Hablar de sentimientos ayuda a los niños a estar capacitados para controlarlos y a no ser irreflexivos. Se ha comprobado que el hecho de hablar sobre las propias emociones tiene un efecto sedante sobre el  sistema nervioso."
John M. Gottman, psicólogo

Gianni Rodari

Gianni Rodari

Escritor italiano de libros infantiles nacido en Omegna. De padres panaderos, fue criado por una nodriza y con 9 años enviado a vivir con su tía. Permaneció hasta los 14 años en un seminario, obteniendo más tarde una beca para seguir estudiando, aunque siempre quiso ser músico. Se ganó la vida dando clases particulares y cuando Italia entró activamente en la II Guerra Mundial, Rodari fue rechazado por el ejército debido a su mala salud. Continuó con su carrera de maestro hasta que, a través de su vinculación con el Partido Comunista Italiano, comenzó a vivir del periodismo, editando el periódico Cinque Punte y siendo director de L`Ordine Nuovo de Varese. A través de este ejercicio de un periodismo comprometido, Rodari llegó a la literatura. Al principio firmó con el seudónimo de Francesco Aricocchi, con el cual publicó una recopilación de leyendas populares, Leyendas de nuestra tierra, y dos cuentos de corte fantástico, El beso y La señorita Bibiana. Posteriormente, siendo cronista del periódico L'Unitá, descubrió su vocación de escritor para niños. De allí nacen sus primeras filastrocche, coplas y retahílas cargadas de humor, ligadas a la corriente de la poesía popular italiana, las cuales tienen tanto éxito que son reclamadas por los lectores grandes y chicos. Desde entonces publicó más de una veintena de libros en los que combina magistralmente el humor, la imaginación y la desbordante fantasía con una visión crítica, no exenta de ironía, del mundo actual. Entre sus libros destacan El libro de las retahílas, Las aventuras de Cipollino, Jip en el televisor, Cuentos por teléfono, Gramática de la fantasía, Cuentos escritos a máquina, Cuentos para jugar, La góndola fantasma, Gelsomino en el país de los mentirosos, Las aventuras de Tonino el invisible, Los enanos de Mantua, Ejercicios de fantasía y Los traspiés de Alicia Paf. En 1970 recibió el máximo galardón al que un escritor para niños puede aspirar, el premio Andersen. El hecho de que desembocara en la literatura infantil a partir del periodismo, y no de la pedagogía, incide directa y favorablemente en su obra. En ella hay que descubrir todo el potencial liberador y verdaderamente revolucionario de su propuesta. Acercarnos al hombre vital y comprometido, al político, periodista, pedagogo y escritor que hizo de la palabra su acción.

Caperucita Roja de Gianni Rodari


Caperucita Roja de Gianni Rodari




- Érase una vez una niña que se llamaba Caperucita Amarilla.


- ¡No Roja!


- ¡AH!, sí, Caperucita Roja. Su mamá la llamó y le dijo: "Escucha Caperucita Verde..."


- ¡Que no, Roja!


- ¡AH!, sí, Roja. "Ve a casa de tía Diomira a llevarle esta piel de patata."


- No: "Ve a casa de la abuelita a llevarle este pastel".


- Bien. La niña se fue al bosque y se encontró a una jirafa.


- ¡Qué lío! Se encontró al lobo, no a una jirafa.


- Y el lobo le preguntó: "Cuántas son seis por ocho?"


- ¡Qué va! El lobo le preguntó: "¿Adónde vas?".


- Tienes razón. Y Caperucita Negra respondió...


- ¡Era Caperucita Roja, Roja, Roja!


- Sí y respondió: "Voy al mercado a comprar salsa de tomate".


- ¡Qué va!: "Voy a casa de la abuelita, que está enferma, pero no recuerdo el camino".


- Exacto. Y el caballo dijo...


- ¿Qué caballo? Era un lobo


- Seguro. Y dijo: "Toma el tranvía número setenta y cinco, baja en la plaza de la Catedral, tuerce a la derecha, y encontrarás tres peldaños y una moneda en el suelo; deja los tres peldaños, recoge la moneda y cómprate un chicle".


- Tú no sabes explicar cuentos en absoluto, abuelo. Los enredas todos. Pero no importa, ¿me compras un chicle?


- Bueno: toma la moneda.


Y el abuelo siguió leyendo el periódico
Gianni Rodari, Cuentos por teléfono.